Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Intransitable calle a La Coyotera, en Ahuachapán

Fovial solo le da mantenimiento una vez al año

El descuido es tal, que los vecinos rellenan los baches con piedras. Foto EDH / Cristian díaz.

El descuido es tal, que los vecinos rellenan los baches con piedras. Foto EDH / Cristian díaz.

El descuido es tal, que los vecinos rellenan los baches con piedras. Foto EDH / Cristian díaz.

AHUACHAPÁN. Residentes a la orilla de la calle que conecta el cantón Llano de Doña María con el caserío Hacienda San Raymundo, del cantón La Coyotera, en la cabecera departamental, está en tan malas condiciones que piden al Fondo de Conservación Vial (Fovial) aumentar el mantenimiento, ya que solo la reparan una vez al año, previo al inicio del invierno.

Son tres kilómetros los que comprende este acceso que no está pavimentado, las personas sufren con los lodazales y los grandes charcos de agua que se generan durante el invierno y las polvaredas en el verano.

De hecho, Reina Sánchez, una de las residentes a la orilla del camino, reconoció que esta última situación ha provocado problemas respiratorios a varios miembros de su familia, especialmente a niños.

El tramo que principalmente presenta problemas es el comprendido entre el sitio conocido como El Oratorio, en el cantón Llano de Doña María, y el caserío Hacienda San Raymundo. Este tiene dos kilómetros.

En ese tramo, durante el invierno, se forman enormes agujeros donde se empoza el agua y, además, abundan partes con tierra floja. En algunas zonas con mayor cantidad de grandes baches, los vecinos proceden a rellenarlos con ripio para hacer la vía un poco transitable.

La falta de un cordón cuneta que abarque toda la longitud de la calle permite que el agua lluvia no corra en una sola dirección. Por ello, en algunos puntos, lo hace en medio de esta, provocando grietas.

En su orilla también hay partes que presentan zanjas que han reducido el ancho de rodaje, por lo que si se encuentran dos vehículos deben hacer maniobras para lograr seguir su paso.

Ya han habido ocasiones en que alguno de los vehículos ha caído a las zanjas por darle paso a otro automotor que transita en sentido contrario o que ha querido sobrepasar.

La necesidad de un mantenimiento más constante lo refuerza el hecho de que en los últimos años ha aumentado la cantidad de vehículos que transitan por dicha arteria rural, a la que se accede a través del baipás ahuachapaneco.

Esto, debido a que en el caserío hay varias piscinas que son visitadas por cientos de personas que llegan en vehículos livianos y en buses, principalmente los días festivos y fines de semana.

Obstáculo al turismo

Las personas coincidieron en que el turismo podría desarrollarse de mejor manera si la calle recibiera mantenimiento periódico, además, ayudaría a mejorar la economía de las familias, cuyos miembros salen del lugar en busca de fuentes de trabajo.

Lo ideal sería su pavimentación aunque los residentes reconocieron que para ello se requiere hacer una fuerte inversión del gobierno y la alcaldía.

El Fovial confirmó que la calle sólo es intervenida una vez al año. En 2014 se hizo entre el 16 y el 19 de mayo.

En ese entonces ejecutaron actividades de limpieza del derecho de vía, conformación de calzada, mampostería de piedra, construcción de setenta metros de canaleta de concreto hidráulico y edificación de un badén de 45 metros cuadrados. Todo con una inversión de $11, 200.

Fovial también informó que esta ruta es monitoreada constantemente y que este año volverán a intervenirla dentro de sus contratos de mantenimiento rutinario para vías no pavimentadas.

Sin embargo, no especificó las fechas planificadas para los nuevos trabajos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación