Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Instituto de Ahuachapán con déficit de aulas y pupitres

Aspirantes no pueden ser matriculados porque infraestructura no da abasto

El Instituto requiere de diez aulas para atender a todos los aspirantes a estudiar en dicha institución. Son cerca de 250 mil dólares los que necesitan para su edificación. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

El Instituto requiere de diez aulas para atender a todos los aspirantes a estudiar en dicha institución. Son cerca de 250 mil dólares los que necesitan para su...

El Instituto requiere de diez aulas para atender a todos los aspirantes a estudiar en dicha institución. Son cerca de 250 mil dólares los que necesitan para su edificación. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

AHUACHAPÁN. Un promedio de 1,315 estudiantes no puede ser matriculado en el Instituto Nacional Alejandro de Humboldt, en la cabecera departamental, porque la entidad no cuenta con las suficientes aulas para atender la demanda.

La matrícula para este año es de 1,485 alumnos. Sin embargo, el director Carlos Duarte aseguró que debería de ser de 2,800.

La falta de espacio la evidencian dos rótulos colocados en la fachada de la institución y en uno de sus portones. "No hay cupos de matrícula para ninguna modalidad y/o sección," se lee en ambos mensajes que cierran las posibilidades a jóvenes que pretenden estudiar en el sitio.

El instituto cuenta con 24 aulas como tal; pero el Centro de Recursos para el Aprendizaje (CRA), la biblioteca y el área de informática, también son utilizados como salones de clase para mitigar la necesidad de infraestructura. Eso los obliga a ajustar los horarios para no dejar de prestar el servicio en esas áreas.

En los 27 espacios atienden 35 secciones del bachillerato general y técnico, en las áreas administrativo contable, atención primaria en salud y mecánica industrial.

Algunos alumnos, además, se sientan en sillas plásticas para recibir sus clases, ya que también enfrentan un déficit de 150 pupitres.

La institución requiere de la construcción de diez nuevas aulas para atender la demanda.

Aunque ya han realizado gestiones con el Ministerio de Educación (Mined) y con otras instituciones y fundaciones para la edificación de las nuevas áreas, no han recibido respuesta positiva.

El director expresó que si la dependencia gubernamental les asigna los fondos para que el Consejo Directivo Escolar (CDE) administre la construcción, la inversión estimada es de $250 mil. Sin embargo, la cantidad podría duplicarse si se licita el proyecto.

La institución tiene dos áreas destinadas a la construcción de aulas en edificios de dos niveles.

"La demanda estudiantil es muy grande; entonces, intentamos darle cobertura y atención a la mayor cantidad posible de estudiantes. Llevamos nuestras secciones al límite de lo que establece la ley que son un promedio de 45 estudiantes (aunque) hay secciones que tienen 48", manifestó Duarte.

Este rotativo intentó entrevistar al director departamental de Educación, Donald Aquino, pero en su oficina informaron que no se encontraba porque andaba de visita en las escuelas.

Carmina Granados, madre de familia, relató que a finales del año pasado intentó matricular a su hijo para cursar bachillerato general. Pero no logró cupo, por lo que optó por matricularlo en una institución privada.

Dijo no saber que la institución no contaba con las suficientes aulas; pero sí que tiene suficiente demanda, lo que imposibilita que todos los aspirantes logren un espacio.

"Las autoridades deben de darle atención a la educación", dijo la fémina.

Mejoras

No es la primera ocasión que autoridades del instituto exponen la necesidad de más aulas.

En julio de 2013, Educación inauguró obras de mejoramiento en las 25 existentes. Esto a través del programa de Mejoramiento de los Ambientes Escolares y Recursos Educativos.

La inversión en ese entonces fue de $550,538 para la rehabilitación de las 25 aulas, laboratorio, centro de cómputo, cambio de techos, servicios sanitarios, sistema eléctrico, de agua potable y aguas negras.

Esos trabajos fueron realizados a partir de agosto de 2012.

Dichas obras se dieron tras cincuenta años de que el instituto comenzara a funcionar en la cabecera departamental y se convirtiera en una óptima opción para los jóvenes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación