Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Instalan una bodega de asistencia humanitaria

La obra beneficiará a todos los departamentos de la zona occidental del país

Bodega Protección Civil, Santa Ana,

Personal del Comando Sur de los Estados Unidos, participo en las labores de construcción. | Foto por Iris Lima

San Salvador, Jueves 10 de septiembre de 2015.

SANTA ANA. Ante una situación de emergencia o desastre, la zona occidental ya cuenta con una bodega de asistencia humanitaria para recibir atención oportuna en el caso de que la capacidad de respuesta de los gobiernos municipales sea rebasada.

La construcción de la infraestructura, ubicada en el Centro de Operaciones de Emergencia Regional, en el bulevar Los 44 y la 37a. Calle Poniente, fue posible gracias al apoyo del gobierno de los Estados Unidos, a través del Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur (HAP, por sus siglas en inglés).

Forma parte de un conjunto de bodegas a nivel nacional donde se incluyen las ubicadas en San Miguel y San Vicente. La inversión que se realizó en Santa Ana fue de 619 mil 800 dólares.

El jefe del grupo militar de la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador, Robert Wagner, dijo que esta obra “es una muestra de lo mucho que se puede lograr cuando trabajamos juntos”.

Destacó que esta bodega, y las otras ubicadas en el centro y oriente del país, le permitirán al Gobierno de El Salvador tener una cobertura completa en todo territorio nacional ante cualquier emergencia natural que ocurra.

“Con la inauguración de esta bodega estamos demostrando, un vez más, el fuerte compromiso que el gobierno de los Estados Unidos tiene para apoyar a El Salvador”, indicó.

Ayuda a nivel nacional
Por su parte Jorge Meléndez, secretario presidencial de Asuntos de la Vulnerabilidad y director general de Protección Civil, explicó que la idea de contar con estas bodegas es poder tener de manera organizada y sistemática la logística de carácter humanitario ante cualquier emergencia.

Aunque reconoció que aún queda pendiente el equipamiento, no precisó la fecha en que se hará.

Asimismo aclaró que esta estructura no es solo para la zona occidental, sino que forma parte de un sistema de respuesta a nivel nacional. “Si tuviéramos un terremoto de gran magnitud en la zona central, obviamente los heridos serán atendidos en los hospitales de Santa Ana y Chalatenango; pero también las bodegas servirán para movilizarse de manera ágil”, dijo.

Agregó que “donde quiera que haya un problema, el sistema de distribución siempre será eficiente”.

Por su parte diferentes personalidades que llegaron a la inauguración de la nueva bodega ven con buenos ojos el proyecto, sobre todo tomando en cuenta el riesgo permanente que existe de terremotos o desastres naturales en el país.

“Estas instalaciones están muy bonitas; y si no fuera por ellos (el gobierno de los Estados Unidos), probablemente, no pudiéramos nosotros costearlas... 
Nuestro país es muy vulnerable ante los desastres y los cambios climáticos, así que cualquier prevención siempre será poca”, dijo Josefina Queralt, presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, filial Santa Ana.

Juan Carlos Menéndez Alvarado, del Cuerpo de Bomberos de Santa Ana,  reconoció que el proyecto es una fortaleza para todo el sistema nacional. “Las emergencias llegan cuando menos se esperan”, agregó. 

Se han tenido experiencias, en que por no tener a la mano la ayuda, se lleva más tiempo en atender a la gente con necesidad, explicó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación