Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inseguridad puso en riesgo proyecto de filarmónica

Ensayos tuvieron que ser trasladados de sede por la presencia de pandilleros

En la Unión un proyecto de música está en riesgo

Para evitar la deserción  de los estudiantes, se tomó la decisión  de impartir las clases  en el Centro de Alcance. | Foto por El Diario de Hoy

LA UNIÓN. El accionar y dominio de pandillas en La Unión, ha llevado a que el esfuerzo por conformar una orquesta filarmónica municipal llegue a tambalearse, luego que padres de familia temen  llevar  a sus hijos a los ensayos por la inseguridad que predomina en el barrio San Carlos, sitio donde se realizaban los ensayos.

Ante el temor de los ciudadanos, la municipalidad decidió cambiar el sitio de los adiestramientos a un Centro de Alcance, que son inmuebles acondicionados para la realización de talleres vocacionales dirigidos a jóvenes que viven en zonas de riesgo por pandillas y cuya instalación fue apoyada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la municipalidad en el marco del programa de prevención de la violencia.

La zona donde se desarrollaban los ensayos es uno de los puntos que se disputan pandilleros, a lo que se agrega falta de seguridad de parte de la Policía o agentes municipales en el local. 

Padres de familia y algunos jóvenes se desencantaron de llegar por temor a ataques de pandillas  por el hecho de residir en una comunidad donde domina la mara rival.

Por eso la alcaldía tomó la decisión de trasladar todos los instrumentos y los ensayos al Centro de Alcance ubicado a un costado del hospital nacional de La Unión, en el barrio Concepción.

El alcalde Ezequiel Milla dijo que  la inseguridad fue el motivo para trasladar la filarmónica a otro lugar y que hubo un grupo de padres de familia que se reunieron y le expresaron que si las clases continuaban  en el salón de usos múltiples, dejarían de enviar a sus hijos.

Agregó que el temor de los padres de familia era que las pandillas pudieran atentar contra sus hijos, “porque eran de otros barrios donde operan mareros contrarios a la pandilla del lugar, su temor era el peligro que les hicieran algo y por eso tomé la decisión de enviarlos al Centro Alcance”.

Eran pocos los niños y adolescentes que asistieron los primeros días a los ensayos que se realizaban  en el salón de usos múltiples de la comuna,  ubicado sobre la Cuarta calle Poniente del barrio San Carlos, donde antes era el rastro municipal.

El local donde fueron trasladados tiene vigilancia de agentes municipales las 24 horas, dijo el edil.

Algunos padres de familias y jóvenes conversaron con El Diario de Hoy y detallaron que en más de una ocasión les acompañaba un familiar a dejarlos y esperaba afuera mientras terminaban las clases.

“Una vez estaba esperando a mi hijo que saliera, y en eso llegó un cipote en una bicicleta a decirme que no querían ver de nuevo a mi hijo que llegará porque esa zona ellos la controlaban, y es así como muchos decidieron no llegar a inscribir a los jóvenes”, dijo un padre de familia bajo promesa de anonimato.

No concuerda
Miguel Reyes, encargado del Comité Municipal de Prevención de la Violencia, dijo que trasladar la Filarmónica a otro sitio no fue por medidas de seguridad, sino porque el local anterior no tenía las condiciones  para instalar todos los instrumentos musicales para que los alumnos recibieran clases.

“En el salón no se tenía un aula para que los chicos recibieran la teoría, otra para familiarizarse con los instrumentos y por comodidad nos hemos desplazado”, sostuvo Reyes en clara contradicción con lo revelado por el alcalde Milla.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación