Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Incentivarán turismo con visitas guiadas al cementerio de Izalco

Es una nueva apuesta que impulsa la municipalidad

Los recorridos se realizan en horas de la noche, para proporcionar a los turistas una atmósfera de misterio y curiosidad.

Los recorridos se realizan en horas de la noche, para proporcionar a los turistas una atmósfera de misterio y curiosidad.  | Foto por Cortesía

Los recorridos se realizan en horas de la noche, para proporcionar a los turistas una atmósfera de misterio y curiosidad.

Izalco instituyó el fin de semana pasado una nueva ruta turística que se suma a otras cinco que ya ofrece desde hace tres años, y con las cuales pretende fomentar la visita al municipio y dinamizar la economía de la localidad.

Se trata del necroturismo, que en otras ciudades del país se organiza principalmente en fechas cercanas al Día de los Difuntos; pero que  en este municipio se prevé realizar periódicamente.

La ruta es organizada por el Grupo de Jóvenes de Guías Locales y la Unidad de Turismo de Izalco, que es una dependencia de la alcaldía.

Lisseth Ramos, de esta última, explicó que en el 2013 se realizó por primera ocasión un recorrido en el camposanto de la localidad. Fue una prueba piloto.

Sin embargo, fue hasta este año que optaron por lanzarla oficialmente. Se realizará periódicamente, dependiendo de la demanda de las personas, que pueden llamar al número telefónico 2453-5420 para solicitar información. 

El recorrido incluye un refrigerio, una exposición de fotografías antiguas y de sucesos ocurridos en 1932. De fondo hay música de terror.

Estas primeras actividades son realizadas en la Oficina de Turismo, en el barrio Dolores, y luego los participantes caminan hacia el cementerio, donde son recibidos con música sacra que es interpretada por la Banda Municipal.

Después de recorrer el cementerio y donde los guías explican la historia de nueve personajes importantes que están sepultados en el lugar, los visitantes son dirigidos hacia la Casa Barrientos, en el barrio Santa Lucía. Ahí escuchan leyendas urbanas de Izalco.

Todo el recorrido dura dos horas y media. En el primero, realizado el domingo 18 de octubre, participaron diecisiete personas.

Entre algunas de las tumbas que son visitadas está la de la familia Barrientos, Francisco Aquino Herrera, Ricardo Humberto Solano, Pedro Félix Cantor, Ynez Masin, y Macario Canizález De La Virgen.
Algunos nacieron en Izalco y otros en otras partes del país; pero en todos coincide que fueron personas importantes en su época.

Por ejemplo la familia Barrientos fue una de las más reconocidas y respetadas en Izalco; aunque también contaban con propiedades en Caluco. Don Ramón Barrientos fue el segundo alcalde después de que Izalco fue declarada ciudad.

Fue el dueño de la casa Barrientos, construida en 1864 y que aún se encuentra en pie; además, contribuyó económicamente para la reconstrucción de la parte superior de la Parroquia Dolores.

Esta fue destruida por un terremoto originado por una de las erupciones del volcán de Izalco, aproximadamente en 1860.

En el cementerio también se encuentra la tumba de Macario Canizález De La Virgen, originario del cantón Cuyagualo de Izalco. La historia narra que él fue la reencarnación de Macario Canizález De La Virgen, que era un indio de México.

Los guías narran que, de acuerdo a la historia de los antepasados, al momento en que el verdadero Macario muere, todo su espíritu y poder se transfirió al Macario salvadoreño.

Cuando recibió el poder, comenzó a utilizarlo para curar a personas de su cantón, por lo que se vuelve famoso no sólo en Izalco sino que también a nivel nacional.

Aunque no existe una fecha exacta de su nacimiento y muerte, se  menciona que realizaba sus “trabajos” en el año 1933. La gente le arregla la tumba y le pintan la cruz cada dos de noviembre. Algunos le llevan chicha, puros y tamales, entre otros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación