Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Incentivan donar leche humana

Los menores prematuros que están en el hospital San Juan de Dios son los beneficiados

El Banco de Leche Humana está abierto para las madres lactantes de lunes a viernes de 7 de la mañana a 3:30 de la tarde. Foto edh / Cristian Díaz

El Banco de Leche Humana está abierto para las madres lactantes de lunes a viernes de 7 de la mañana a 3:30 de la tarde. Foto edh /...

El Banco de Leche Humana está abierto para las madres lactantes de lunes a viernes de 7 de la mañana a 3:30 de la tarde. Foto edh / Cristian Díaz

SANTA ANA. Maribel Vanegas, de 20 años, tuvo a su hijo a las treinta semanas de gestación, por lo que el bebé fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital San Juan de Dios, de Santa Ana.

Por esa razón, la joven madre pensó que se le secaría la leche pues no sería estimulada por su niño, quien está en una incubadora mientras seguía desarrollándose.

Sin embargo, la mujer encontró en el centro asistencial un programa donde le estimulan su producción y, además, parte de la leche que obtiene ayuda para alimentar a otros recién nacidos cuyas madres, por alguna razón, no producen el alimento.

Se trata del Banco de Leche Humana que fue inaugurado en octubre del año pasado y comenzó a recolectar leche casi dos mes después.

"Estimularme para la producción de leche me beneficia porque como mi bebé no está succionando, no tengo el problema de que se me seque la leche. Además, hay tantos niños que están necesitando de leche porque sus madres no tienen", dijo la progenitora, quien reconoció que es el segundo hijo que le nace de forma prematura. El primero sólo vivió dos días.

Las madres donantes son estimuladas en su producción de forma manual y a través de máquinas.

El doctor Moisés Figueroa, coordinador del banco, expresó que este tipo de programas era necesario en este centro asistencial ya que al año nacen cerca de 5,700 niños; de los cuales, un 12 por ciento son prematuros.

Muchos de ellos morían ante la falta de una alimentación que lleve todos los nutrientes que dichos pacientes requieren, dijo.

Aunque no especificó la cifra, el galeno manifestó que los niveles de mortalidad en dicho grupo han bajado.

Desde que comenzó a funcionar el banco, 125 madres han donado su leche.

Sin embargo, no toda la que se obtiene le es dada a los infantes que la necesitan.

El galeno explicó que ésta pasa por un proceso que incluye su procesamiento y análisis de calidad, donde observan, entre otras cosas, su nivel de acidez.

Esto es porque entre menos grado de acidez tenga una leche, posee mayor contenido de anticuerpos.

La leche que obtienen de las madres donantes es refrigerada mientras es entregada a algún niño que lo necesita. Esta puede pasar así hasta por seis meses sin perder ninguna propiedad.

Además de todo el proceso por el que tiene que pasar el producto, el hospital debe de recibir la certificación como banco de leche por la fundación Fiocruz, que fue la que impulsó esta iniciativa en Brasil.

"La leche es el mejor alimento que un recién nacido debe de recibir por sus elementos, como proteínas, compuestos ácidos-grasos y carbohidratos, y bacterias vivas que favorecen estimular el sistema inmune de los niños", explicó Figueroa.

El banco tiene tres formas de recibir las donaciones: una de ellas es a través de las madres que tienen sus niños ingresados en el centro asistencial. También madres que conocen del programa llegan para donar leche, mientras que el otro método es el de tipo domiciliar.

Es decir, las madres reciben recipientes descontaminados y en sus casas se extraen la lactosa. El hospital llega una vez por semana a retirar el producto.

El galeno expresó que a la fecha han entregado a los niños prematuros cerca de ocho litros de leche. Además, el programa cuenta con una reserva de 26.

Figueroa explicó que sólo en la construcción del área donde funciona el banco, adentro del centro asistencial, hicieron una inversión de $25 mil; mientras que en el equipamiento fue de $100 mil.

Otra de las madres que llega a donar es Karina Granados, de 25 años, quien dijo que debido a que su producción ha aumentado, le ha permitido ahorrar económicamente pues no ha tenido que comprar fórmula para darle a su hijo quien presentó problemas en su corazón al nacer.

"Gracias a Dios tengo leche y eso permite ayudar a otros niños que no la tienen", dijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación