Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inauguran proyecto de agua en Nahuizalco

Recibieron apoyo de la Embajada de Japón y la alcaldía de la localidad

La comunidad del cantón El Canelo, en Nahuizalco, Sonsonate, puso la mano de obra no calificada. Recibieron el apoyo de la Embajada de Japón y la alcaldía de la localidad. Foto EDH

La comunidad del cantón El Canelo, en Nahuizalco, Sonsonate, puso la mano de obra no calificada. Recibieron el apoyo de la Embajada de Japón y la alcaldía de...

La comunidad del cantón El Canelo, en Nahuizalco, Sonsonate, puso la mano de obra no calificada. Recibieron el apoyo de la Embajada de Japón y la alcaldía de la localidad. Foto EDH

SONSONATE. Un total de 116 familias, que suman 521 personas que residen en el cantón El Canelo, en Nahuizalco, Sonsonate, cuentan con agua potable domiciliar gracias al apoyo de la Embajada de Japón y a la gestión de la alcaldía de la localidad.

Ambas entidades ejecutaron un proyecto para la introducción de dicho servicio.

Los beneficiados ya no tendrán que caminar los cinco kilómetros que hay para llegar al manantial más próximo o cancelar dos dólares por cada barril, para obtener el líquido.

La ejecución del proyecto inició el 15 mayo de 2013, con la fase de organización comunitaria, coordinación general, factibilidad y propuesta técnica.

Las obras concluyeron siete meses después. Sin embargo, fue hasta este jueves que el proyecto fue inaugurado por las autoridades de la embajada y de la municipalidad.

Este fue realizado bajo el Programa Asistencia Financiera No-Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS), de la Embajada de Japón en El Salvador.

De hecho, además de este municipio, con el mismo programa también se hicieron proyectos similares en el caserío Huiscoyol, de Sensuntepeque, Cabañas; y en el cantón La Fragua, de Moncagua, en San Miguel.

En occidente

En el proyecto de Nahuizalco, el gobierno japonés aportó 121 mil 712 ; y la alcaldía puso una contrapartida de 56 mil 69 dólares. Mientras que la comunidad brindó la mano de obra no calificada.

Las obras incluyeron la construcción de un tanque con capacidad de 75 metros cúbicos de agua y la colocación de 2,939 metros de tubería para línea de impelencia y 4,968 de línea de distribución, de acuerdo con los datos de la Embajada de Japón.

El agua será llevada desde un manantial, pasará por un proceso de cloración y luego se distribuirá a la comunidad. Será esta última, la que se encargará de la administración del proyecto.

La Embajada consignó a través de un comunicado, que otorga prioridad a los proyectos que proveen agua segura a la población salvadoreña, puesto que esta constituye un elemento fundamental para garantizar el fortalecimiento del desarrollo integral de la población.

Además, con mayores niveles de acceso a agua potable, también se mejora la salud de la población y posibilitan el adecuado desarrollo de las actividades productivas.

Los otros proyectos

En la comunidad del caserío Huiscoyol, de Sensuntepeque, Cabañas, los residentes también carecían de una red de agua potable. La inversión de Japón en este lugar fue de 117 mil 796 dólares.

El proyecto fue ejecutado por la alcaldía de Sensuntepeque y la participación de la Asociación de Desarrollo Comunal (Adesco) local.

Mientras que en el cantón La Fragua, de Moncagua, San MIguel, las personas poseían un sistema de agua potable obsoleto. Tenía más de veinte años, era ineficiente y no daba abasto.

La embajada japonesa aportó $122,664. También apoyó la Fundación Campo.

Japón ha ejecutado en el país, desde 1991, a la fecha un total de 85 proyectos de agua potable, significando una inversión de $5.8 millones.

El mayor número de proyectos han sido ejecutados en San Salvador (17), Morazán (12) y Chalatenango (8).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación