Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inauguran obra gracias a premio fundación Kriete

Los favorecidos son estudiantes del cantón El Cipresal, del cantón El Pinalito, en Santa Ana

La directora ejecutiva, Celina de Kriete, se dirige a los jóvenes. Foto EDH / Milton Jaco

La directora ejecutiva, Celina de Kriete, se dirige a los jóvenes. Foto EDH / Milton Jaco

La directora ejecutiva, Celina de Kriete, se dirige a los jóvenes. Foto EDH / Milton Jaco

SANTA ANA. Los alumnos del centro escolar Cantón El Cipresal, del cantón El Pinalito, fueron beneficiados con la remodelación total de sus instalaciones, gracias al tercer lugar que ganó la Fundación Salvadoreña de Desarrollo y Vivienda Mínima (Fundasal), en el concurso Ayudando a quienes ayudan, realizado por la Fundación Gloria de Kriete.

Los $ 50 mil fueron invertido en la reconstrucción y el mejoramiento del centro educativo.

La entrega simbólica de la obra fue realizada ante toda la comunidad estudiantil y representantes de las fundaciones antes mencionadas.

El director ejecutivo de Fundasal, Ismael Castro, manifestó que la obra fue posible gracias a la Fundación Gloria de Kriete y al trabajo de todos los habitantes de la zona.

"Fundasal solo ha sido un intermediario para que esta obra haya sido posible. Sin la ayuda del concurso Ayudando a quienes ayudan, y sin la cooperación de todos ustedes (habitantes), esto no habría sido posible", dijo Castro.

La obra que consistió en el mejoramiento de los techos, pisos, puertas, ventanas, paredes y baños, también contempló la posibilidad de brindar el servicio de agua potable en el lugar.

Para ello, el director de la escuela, Francisco Huezo, dijo que gracias a la inversión realizada, se pudieron colocar varias cisternas para garantizar que los estudiantes tengan agua potable todo el tiempo.

Este cantón nunca ha tenido agua potable. Los residentes tienen que abastecerse del agua a través de manantiales. Para ello, tienen que caminar por veredas y utilizar buena parte de su tiempo.

Por ejemplo, antes de tener las cisternas, los alumnos caminaban 30 minutos para ir a recolectar agua al vertiente más cercano.

Los trabajos fueron apoyados por jóvenes del programa Oportunidades, que también pertenece a la Fundación Gloria de Kriete. "También le damos las gracias a estos jóvenes, que hicieron una donación aproximada de cinco mil dólares para que la obra pudiera completarse", dijo Huezo.

Emocionada

Al evento se hizo presente la fundadora y directora ejecutiva de la Fundación Gloria de Kriete, Celina de Kriete, quien se mostró complacida con los trabajos realizados.

"Felicito a Fundasal por el trabajo que han hecho en este lugar. Es importante que los niños y jóvenes tengan un lugar digno donde estudiar y, ahora con la remodelación de este centro escolar, ellos (los estudiantes), no van a tener excusa para dejar de ir a la escuela", dijo De Kriete.

Varios padres de familia agradecieron la oportunidad que se les está brindando a sus hijos, para que estudien en mejores condiciones y sin falta de elementos básicos como agua o mobiliario.

"Gracias a Dios esta gente vino a reparar la escuela que ya se estaba cayendo. Los niños tienen que estar seguros en un lugar donde den ganas de estudiar. Ahora la escuela está más bonita y segura", declaró Gabriela Linares.

Al mismo tiempo, la alumna de octavo grado Maira Guerra, opinó que "tener agua en la escuela nos ayuda a ya no salir a caminar y traerla en cántaros desde bien lejos. Es bueno lo que han hecho y se los agradecemos".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación