Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Imparten curso de marroquinería en Atiquizaya

El cuero será materia prima junto a la creatividad

Clausura del curso de marroquinería impartido a artesanos de este municipio. Foto EDH/ Cortesía El curso duró 70 horas, en el que se especializaron en la elaboración de plantillas, perforaciones, cortes y costuras en cuero.

Clausura del curso de marroquinería impartido a artesanos de este municipio. Foto EDH/ Cortesía El curso duró 70 horas, en el que se especializaron en la elaboración de...

Clausura del curso de marroquinería impartido a artesanos de este municipio. Foto EDH/ Cortesía El curso duró 70 horas, en el que se especializaron en la elaboración de plantillas, perforaciones, cortes y costuras en cuero.

La Cámara Salvadoreña de Artesanos, la empresa Magno Café y la alcaldía de Atiquizaya capacitaron a catorce jóvenes sobre marroquinería, con el fin de que emprendan sus propios negocios y generen ingresos económicos para sus grupos familiares.

La oportunidad fue brindada para aquellas personas que no tuvieran la oportunidad de continuar sus estudios en los diferentes niveles, pero que contarán con la habilidad de elaborar diferentes productos derivados de la marroquinería.

Además de aquellos que garantizarán la continuidad en el aprendizaje para no realizar una inversión que no obtuviera fruto.

Algunas de las personas capacitadas ya forman parte de la Mesa de Artesanos del Departamento de Ahuachapán; aunque no cuentan con un empleo formal.

Fueron 70 horas de aprendizaje. Durante ese tiempo adquirieron conocimientos para la elaboración de plantillas, perforaciones, cortes y costuras en cuero.

El facilitador Dennis Dueñas expresó que eso les permitió aprender sobre la confección de llaveros, pulseras, monederos y morrales, entre otros productos.

Estos fueron expuestos durante la graduación del curso, que se realizó en la Casa de la Niñez, Adolescencia y Juventud, que es una dependencia de la municipalidad.

Los jóvenes recibieron el curso gratis, pero la inversión de los organizadores para impartirlo fue de $2,756.

La alcaldesa, Ana Luisa Rodríguez de González, explicó que esta es la primera de tres fases con la que pretenden ayudar a los artesanos de la localidad.

La segunda consiste en que los jóvenes aprenden a realizar grabados en los productos de cuero que elaboran; mientras que la tercera fase consistirá en la pintura de los mismos.

Se prevé que en menos de quince días inicien las capacitaciones de la segunda fase.

Este es el primer taller de marroquinería que reciben los artesanos de Atiquizaya.

Pero la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype) ya los ha capacitado sobre la calidad de los productos que deben de elaborar.

Además han elaborado estudios de mercado para lo que producen sean de acuerdo a la demanda que existe en el municipio, expresó la alcaldesa.

Uno de los beneficiados con el taller, Rodolfo Castillo, de 30 años, relató que es una persona muy emprendedora a pesar de que debe de usar una silla de ruedas para movilizarse. Sin embargo, eso no ha sido un obstáculo para tratar de obtener nuevos conocimientos; sobre todo en la marroquinería, que es algo que siempre le llamó la atención.

Su intención es emplearse en esta área e incluso poner su propio negocio; pero reconoció que debe de haber mayor apoyo de las diferentes entidades para que crezca la producción de artesanías en cuero en Atiquizaya.

De hecho, durante la clausura del taller se mencionó, entre los mismos participantes, la intención de crear una cooperativa de marroquinería; pero a la fecha no se ha concretado porque aún esperan recibir las dos fases de aprendizaje para concluir el proceso.

Castillo, quien cursó hasta primer año de bachillerato, expresó que los jóvenes pueden lograr sus ideales si ponen de su esfuerzo y así dejar de lado las actividades negativas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación