Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iluminación con ambiente navideño

La iluminación navideña de plazas, parques y monumentos embellecen las diferentes ciudades y pueblos de nuestro país

Las Fuentes Beethoven son visitadas por decenas de familias que se entretienen compartiendo el ambiente navideño. El sitio se ubica en el Paseo General Escalón.

Las Fuentes Beethoven son visitadas por decenas de familias que se entretienen compartiendo el ambiente navideño. El sitio se ubica en el Paseo General Escalón.

Las Fuentes Beethoven son visitadas por decenas de familias que se entretienen compartiendo el ambiente navideño. El sitio se ubica en el Paseo General Escalón.

Son luces que pintan y adornan las plazas, calles o redondeles que cambian la perspectiva del ser humano, y alegran la vida de centenares de familias que acuden para la foto del recuerdo con los coloridos escenarios de la Navidad.

Esta época es, sin duda, una de las más alegres y coloridas del año. Un tiempo esperado, especialmente por los niños, quienes reciben el tradicional estreno, juguetes y cohetes.

Estas fiestas, así como las exhibiciones de decoración, nos han incentivado y motivado desde siempre a la unión, a convivir con la familia y los amigos.

Diciembre es el último mes del año, el fin de un ciclo, un punto y aparte. Es revisar y hacer cuentas sobre nuestros proyectos y metas... es perdonar al prójimo, recordar la vida, el nacimiento de Jesús. Es tiempo para amar y compartir sin esperar nada a cambio.

Las luces navideñas que adornan cada parque, plaza o monumento de nuestra ciudad nos transportan a un mundo mágico de fantasías y sueños en el que siempre existe la paz y la armonía entre las personas, en el que no hay espacio para la violencia, para la envidia y el odio.

La tradición de adornar con luces y colores fantásticos cada rincón de nuestro país debe de permanecer por siempre, para mantener viva la llama de la esperanza y la fe.

Ver los espacios adornados e iluminados nos permite también alejarnos de la presión diaria, el asfalto y el cemento, y viajar a un firmamento de estrellas en plena ciudad.

Esta época nos aparta un poco del ir y venir contrarreloj y de la monotonía, para simplemente recordarnos que somos seres humanos y que necesitamos dar y recibir, hoy más que nunca, ese sentimiento que se llama amor.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación