Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia Católica y el Hogar Vito Guarato ponen fin a diferencias

Ambas instituciones finalizaron las negociaciones

La junta directiva del Hogar y la iglesia pusieron fin a sus diferencias. Foto EDH / Archivo

La junta directiva del Hogar y la iglesia pusieron fin a sus diferencias. Foto EDH / Archivo

La junta directiva del Hogar y la iglesia pusieron fin a sus diferencias. Foto EDH / Archivo

Luego de cuatro meses de dialogo entre las autoridades eclesiásticas salvadoreñas y los miembros de la junta directiva del Hogar Padre Vito Guarato, se llegó al acuerdo de reformar los estatutos de conformación y existencia de esta institución.

En una sesión extraordinaria celebrada el pasado martes 19 de agosto, fueron ratificadas las reformas de los estatutos, plasmando en las modificaciones la vinculación de la Iglesia Católica con el Hogar.

Durante la reunión de carácter extraordinario, se contó con la presencia de Monseñor León Kalenga Badikebele, Nuncio Apostólico en el país; además de Monseñor José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador.

Satisfacción el Vaticano

Su Santidad el Papa Francisco expresó su satisfacción a Monseñor José Luis Escobar Alas y a los miembros de la Conferencia Episcopal de El Salvador, a través del Nuncio Apostólico, por tan importante acuerdo, en el que los únicos beneficiados son los internos del hogar, según información publicada por la Asociación Vito Guarato.

Con la aprobación de estas modificaciones se afirma una vez más el vinculo que siempre ha existido entre ambas instituciones, y con la que ponen fin de una vez por todas los conflictos y malos entendidos que se presentaron en el pasado.

"La Arquidiócesis de San Salvador y la junta directiva de la Asociación Padre Vito Guarato, llegaron a un acuerdo final en beneficio de los niños, adolescentes y adultos minusválidos abandonados, como fruto del dialogo entre ambas partes", dijo el arzobispo sobre el acuerdo alcanzado.

El Hogar nació en octubre de 1986 después del terremoto que azotó San Salvador.

Después del sismo, el sacerdote descubrió a varios niños con discapacidad abandonados en las calles de la capital.

Debido a la difícil situación de los infantes, decidió actuar de inmediato y comenzó a reunir a un grupo de personas altruistas quienes le ayudaron para fundar, siete meses después, el "Hogar del Niño Minusválido Abandonado" Padre Vito Guarato.

En sus inicios acogió a 18 infantes. Pocos años después, con el apoyo de la Orden Franciscana y la incondicional ayuda de muchos amigos, el Padre Vito inauguró en enero de 1994, las instalaciones propias del hogar.

Ahora el futuro de los 122 niños, adolescentes y adultos con discapacidad internados en el Hogar es alentador, ya que se continuara con la misma mística de amor y servicio que inicio el Padre Vito Guarato hace más de 27 años.

El origen de la discordia

Fue desde el mes de mayo de 2012 cuando iniciaron las diferencias entre los miembros de la junta directiva y algunos socios fundadores.

A partir de esa fecha la Fundación pasó a ser denominada como una Asociación, estableciéndose como una ONG con carácter laico y sin vínculos con la iglesia católica.

Mientras algunos colaboradores y socios fundadores argumentaban que existía a un documento elaborado por el Padre Guarato, sacerdote de la Orden Franciscana fallecido en el año 2000, en el que se establecía que la fundación siempre debería estar administrada por un sacerdote franciscano.

Sin embargo, el diálogo prevaleció y con el acuerdo entre las partes, los únicos beneficiados son todos los niños con discapacidad que están en el Horar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación