Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hurto de tapaderas afecta a migueleños

Al mes, hurtan entre ocho y diez tapaderas según registros de la comuna. En 2014 han gastado entre 20 y 30 mil dólares que salen de impuestos

Entre la 5a. Calle Poniente y 8a. Avenida Sur de San Miguel así lucía hace unos meses el tragante de aguas negras que hurtaron en dos ocasiones el año pasado. FOTOs EDH / ARCHIVO.

Entre la 5a. Calle Poniente y 8a. Avenida Sur de San Miguel así lucía hace unos meses el tragante de aguas negras que hurtaron en dos ocasiones el...

Entre la 5a. Calle Poniente y 8a. Avenida Sur de San Miguel así lucía hace unos meses el tragante de aguas negras que hurtaron en dos ocasiones el año pasado. FOTOs EDH / ARCHIVO.

SAN MIGUEL. Al menos unas 60 tapaderas para tragantes de aguas lluvias y negras fueron hurtadas durante el año 2014, según registros de la comuna migueleña. Esto les ha generado gastos extras.

Entre noviembre y diciembre es cuando se ha reportado el mayor número de hurtos de las mismas, con 15, según los registros.

Wilfredo Salgado, alcalde migueleño, aseguró que en comparación al 2013, en 2014 hubo más hurtos.

Debido a eso, la comuna ha tenido que invertir entre 20 a 30 mil dólares en la compra de las 60 tapaderas.

Eso les generó un gasto que no tienen previsto, pero que igual proviene de los fondos municipales.

Estas nuevas tapas poseen un dispositivo de seguridad que evita que las hurten.

Ahora les colocan una reja de hierro o una bisagra que se conecta directamente a la tapadera y al pozo, para evitar que éstas sean hurtadas.

"Estamos instalando tapaderas nuevas, ya no como las de antes, para evitar que las sigan hurtando, porque eso nos genera muchos gastos", expresó el edil.

Daniel Mendoza, quien transita a diario por la calle Antigua a La Unión, donde desde inicio de año hay dos tragantes sin sus tapas, lamentó la situación. "Lo que tememos es que una llanta se nos vaya a explotar por pasar en el hoyo, eso nos genera también gastos", dijo el joven.

Hurtan en zonas oscuras

Es en las zonas con poca iluminación y mayor inseguridad donde se hurtan las tapaderas, según Wilfredo Salgado.

Aseguró que son entre ocho y diez que hurtan durante el mes. Durante el año, los lugares donde más han hurtado tapas son la 5a. y 9a. Calle Poniente para empalmar en la 8a. Avenida Sur.

En la Calle Antigua a La Unión también, al punto que hay dos tragantes que desde mediados de año no poseen sus respectivas tapas.

También entre la 1a. Calle Poniente y 4a. Avenida Norte hurtaron la tapa en dos ocasiones, y la instalaron.

Mientras que, entre la 4a. Calle Poniente y 9a. Avenida Norte, desde inicio de año, se han quejado por la falta de una tapadera de aguas lluvias.

Temen que alguien caiga al pozo y sufra golpes o incluso la muerte.

Estas son llevadas, por los que las hurtan, a chatarreras que luego las funden o las venden a 500 dólares o más a encargados de otras chatarreras en la capital.

"Deberían meter presos o ponerles una multa a quienes hurtan las tapaderas", comentó el alcalde.

"Una vez, por no fijarme, mi carro quedó embancado porque me fui al hoyo del tragante, tuve que comprar la llanta y al tragante nunca le colocaron la tapadera", mencionó Ariel López, quien reside entre el final de la 7a. Calle Poniente y Avenida Canales, en colonia Santa Emilia.

En ese lugar, anteriormente, la alcaldía colocó una cadena de hierro que iba agarrada desde el pozo de aguas negras hacia la tapa, para evitar que alguien la hurtara.

"En la noche es cuando más aprovechan en llevarse las tapaderas, no podemos hacer más que comprarlas e instalarlas, porque es lo que nos compete", aseguró el edil, aunque eso representa un gasto oneroso a la comuna.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación