Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hurtan tres veces en un mes en parvularia

Los delincuentes se han llevado objetos de poco valor en las tres ocasiones que han ingresado

Los delincuentes dañaron las láminas de la bodega y el chalet para poder ingresar. Las pérdidas son mínimas, según las autoridades de la escuela. Pero preocupa la frecuencia de los hechos.

Los delincuentes dañaron las láminas de la bodega y el chalet para poder ingresar. Las pérdidas son mínimas, según las autoridades de la escuela. Pero preocupa la frecuencia...

Los delincuentes dañaron las láminas de la bodega y el chalet para poder ingresar. Las pérdidas son mínimas, según las autoridades de la escuela. Pero preocupa la frecuencia de los hechos.

SANTA ANA. Por tercera ocasión en lo que va del mes de septiembre, las instalaciones de la Escuela de Educación Parvularia Santa Ana, ubicada en colonia IVU, al norte de la ciudad, fueron saqueadas.

Según las autoridades de la institución, el hurto fue cometido entre la noche del martes y la madrugada del miércoles de esta semana.

La primera persona en percatarse de lo sucedido fue la encargada de la limpieza, quien inmediatamente dio aviso a la directora y esta, a su vez, a la Policía.

"Me llamó la señora ordenanza informándome que había encontrado abierta la galera y cuando ella entró encontró el desorden provocado a causa del hurto", explicó la directora de la institución, Cecilia Ortiz.

Al lugar se hicieron presentes agentes de la corporación policial, quienes se encargaron de realizar la inspección en la escena, sin que en el lugar se encontraran evidencias que ayudaran a identificar a los responsables del hecho.

La maestra aseguró que en las tres ocasiones, los delincuentes únicamente han robado material didáctico, cajas de plastilina, colores, implementos de limpieza e higiene personal, huacales, cacerolas, entre otros objetos de poco valor.

Esta vez, las pérdidas ascienden a unos $ 100 , informó la directora.

Ella explicó que los delincuentes hurgaron en la bodega, el chalet y un aula en donde se atienden a niños de seis años en el turno vespertino.

Ortiz lamentó lo ocurrido y se mostró preocupada porque los malhechores incluso cortaron los alambres de púas que habían instalado en el muro perimetral con el objetivo de ahuyentar a los hampones.

En agosto de este mismo año el kínder registró otro hurto, en el que también fueron extraídos objetos de poco valor.

Esta situación no es nueva para la institución, pues en 2013 también sufrieron un hurto.

En esa ocasión, los delincuentes se llevaron algunos ventiladores de los salones de clase, además de papelería.

No obstante, esta vez la preocupación de las autoridades radica en la frecuencia con que ha sucedido en las últimas semanas.

Debido a la falta de recursos económicos, esta institución carece de seguridad permanente desde hace un par de años y por el momento, no consideran la contratación de un vigilante, por el tema del presupuesto.

Según la directora, una de las situaciones que facilita el acceso de los delincuentes es la poca altura del muro perimetral, sumado a que en los alrededores hay árboles que en algún momento pueden servir de escalera.

"Estamos en la gestión para ver que se pueda elevar más el muro", manifestó la docente.

Los padres de familia lamentaron lo ocurrido y confiaron en el actuar de las autoridades para dar con el paradero de los delincuentes.

También dijeron sentirse temerosos de que se esté planeando un robo más grande al interior de las instalaciones.

Alternativas

Para las autoridades del kínder, la alternativa más viable en esto momentos es colocar alambre electrificado en el muro perimetral. Sin embargo, no cuentan con los recursos necesarios para sufragar ese gasto.

La directora considera la posibilidad de realizar un evento de recaudación de fondos, siempre y cuando los padres de familia lo aprueben en asamblea general, dijo.

Anualmente, en la institución se realiza un evento de este tipo para solventar necesidades básicas.

Este año, la actividad se realizó en junio y tenía como objetivo recaudar fondos para construir servicios sanitarios adecuados para los pequeños. La actividad dejó un saldo de $800.

En años anteriores el dinero recolectado en las actividades ha permitido la compra de un equipo de sonido y una fotocopiadora.

La directora hizo énfasis en que hasta el momento no se ha registrado robo de dinero dentro de las instalaciones, pues todas las transacciones que se realizan son a través de cuentas bancarias. "Aquí en el kínder no manejamos efectivo", aclaró.

Pero esta no es la única institución educativa que ha sufrido del accionar de los delincuentes en Santa Ana este año. En marzo, el centro escolar José Mariano Méndez fue víctima del hurto de equipo informático, material didáctico, equipo de sonido, entre otros. En esa ocasión, el monto de lo hurtado fue de aproximadamente mil dólares.

Para ingresar a las instalaciones, los ladrones rompieron el techo y el cielo falso, creando una escalera con los pupitres y escritorios para luego poder salir tranquilamente.

Se intentó conocer las cifras que maneja la PNC en cuanto a hurtos en los centros educativos del municipio de Santa Ana, en lo que va del año.

La unidad de comunicaciones dijo que coordinaría una entrevista con el encargado de esa área, pero tras insistir ya no atendieron las llamadas telefónicas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación