Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hoy habrá ordenamiento a medias en la calle Darío

Sólo retirarán "segunda fila" de puestos. La vía seguirá ocupada

Los vendedores prevén autoordenarse y eliminarán las segundas filas de ventas, pero la calle seguirá invadida por los puestos. foto edh / marvin recinos

Los vendedores prevén autoordenarse y eliminarán las segundas filas de ventas, pero la calle seguirá invadida por los puestos. foto edh / marvin recinos

Los vendedores prevén autoordenarse y eliminarán las segundas filas de ventas, pero la calle seguirá invadida por los puestos. foto edh / marvin recinos

Los vendedores de la Calle Rubén Darío volverán a autoordenarse y eliminarán la segunda fila de ventas que actualmente tiene sobre la vía.

La iniciativa ya la han aplicado en años anteriores y no les ha funcionado porque los vendedores vuelven a ocupar el espacio. Ahora esperan que sea diferente pues tienen el acompañamiento de la alcaldía de San Salvador.

La segunda fila se le denomina al puesto que sacan los vendedores frente a los puestos ya existentes, y es el que eliminarán esta mañana.

La medida se tomas tras ocho meses de constantes reuniones, y fueron acuerdos bajo el auspicio de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDDH).

El tramo a autoordenase va desde el hospital Paravida hasta el Palacio Nacional

"Nos parece muy bueno que la alcaldía nos acompañe en esto", afirmó Noé Martínez, vocero de los vendedores.

En el marco de la iniciativa la comuna prevé realizar una jornada de limpieza en la zona que consiste en levantar desecho sólidos de los 670 puestos existentes.

"Nosotros con la calle Darío tenemos un compromiso de desarrollar un proceso de ordenamiento distinto a los demás", aseveró el miembro de la Comisión de reordenamiento de la comuna, Irvin Rodríguez.

Además, en las mesas de diálogo se diseñaron acuerdos, entre ellos el que se realizará hoy que es mantener una relación armoniosa de ambas partes y trabajar en conjunto.

La Darío, como comúnmente la llaman, posee ocho organizaciones de vendedores que participan activamente en las actividades que se planifican.

El proceso que inicia hoy tiene varias fases: quitar la segunda fila de ventas, regular el comercio ambulante y buscarles un circuito de movilidad a las mismas.

"Se ha pensado y se ha hablado con los vendedores de que estarán dos años en el espacio con ciertas regulaciones y siempre los acompañaremos hasta que termine el proceso", detalló Rodríguez.

Agregó que se está en la búsqueda de un lugar para ubicar a los reubicar a los vendedores. "Es interesante que ellos están proponiendo las alternativas" , dijo.

"Lo que se pretende con los vendedores es articular una propuesta definitiva para todos ellos. Ese ha sido el compromiso del alcalde y seguiremos en esa ruta", añadió Rodríguez.

El Cuerpo de Agentes Metropolitanos estará presente para brindar seguridad a los vendedores.

"A mediano plazo podemos hablar de mejorar las fachadas o las estructuras en las que vendemos, y a largo plazo nos trasladaríamos de aquí a un mercado formal", opinó Martínez.

Acciones similares se ejecutaron en mayo de 2011, pero las mismas fracasaron porque después de autoordenarse, los mismos vendedores informales volvieron a ocupar la fila que habían abandonado.

"Queremos que sea diferente. Estamos comprometidos con la iniciativa", aludió el vocero de los informales.

Ese mismo año el Ejecutivo propuso construir 400 módulos para los vendedores, pero tampoco dio frutos.

La Darío ha sido un tema prioritario para las autoridades municipales y es por ello que acuerpa la propuesta de lo comerciantes informales.

"Esperamos que todo marche bien ya que es algo que nace de los vendedores", comentó Rodríguez.

Los vendedores del Hula Hula

La municipalidad sigue en el proceso de cotejo de las listas que los vendedores de la zona les entregaron.

"Vamos paso a paso con ellos. Este es otro proceso en el que nos hemos reunidos con los involucrados", reiteró Rodríguez.

La comuna pretende construir un mercado de dos tres niveles en esa plaza que tendría un costo de tres millones de dólares, que serían financiados con la titularización de 10 millones dólares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación