Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hospital Divina Providencia cumple 50 años de labor

De forma gratuita, atiende a enfermos terminales  que padecen de cáncer con ayuda de benefactores

Divina Providencia
Divina Providencia

Al caminar por los pasillos de las salas del Hospital Divina Providencia, en donde yacen pacientes con cáncer en su etapa terminal, se aprecia el amor y la atención esmerada con la que son atendidos por el personal médico de la institución.

Son 50 años los que celebró el hospital, cuya misión  es  dar cuidados paliativos a los pacientes que sufren dicha enfermedad. 

La hermana María Julia García, directora general del hospital, informó que la atención ya se amplió incluso  a pacientes del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), del Hospital Rosales, así como de otras instituciones del sistema nacional de salud.

García dijo que actualmente cuentan con 70 camas habilitadas, con un promedio de 50 a 60 pacientes atendidos mensualmente.

“Nos hemos sostenido por 50 años, gracias a la generosidad de las personas que nos apoyan”, declaró.

Detalló que cuentan con 18 enfermeras, cinco médicos y voluntariado en sicología, terapia respiratoria, fisioterapia y terapia ocupacional

Una larga historia

“Quiero agradecer a Dios por su gran misericordia, manifestada durante estos años de trabajo en este lugar. Con los cuidados paliativos, hemos brindado calidad de vida en la terminalidad; hemos servido de apoyo a familias que sufren al lado del enfermo, hemos sufrido y llorado con ellos”, agregó la directora general.

La construcción del hospital inició en 1965 y fue terminada 1969.

La bendición de la colocación de la primera piedra estuvo a cargo del entonces Arzobispo de San Salvador, monseñor Luis Chávez y González, el 25 de julio de 1965.

Inicialmente fue construido para albergar a los pacientes y sus familiares que eran originarios de departamentos del interior del país y que acudían a tratamientos en el Instituto del Cáncer en la capital.

Posteriormente, el sanatorio amplió su labor a los pacientes con cáncer terminal de los hospitales nacionales.

A partir de entonces se ha encargado de ser un aliciente para los pacientes y las familias que sufren con la enfermedad, en su fase terminal.

En el terreno del centro médico, también se encuentra la Capilla Divina Providencia, la cual fue edificada para alivio espiritual de los pacientes. Hoy está abierta al público.

Para ayudar
El Hospital Divina Providencia sobrevive con las donaciones y la ayuda de los voluntarios.

La entidad informó que las   ofrendas económicas son recibidas en las  oficinas administrativas del nosocomio ubicado en la calle Toluca y Avenida Rocío, en la Colonia Miramonte de San Salvador.

Asimismo, se pueden realizar depósitos a la cuenta número 126001859-4, del Banco Agrícola.

De igual manera, el hospital acepta donaciones de alimentos de canasta básica, ya que a los pacientes se les entregan los tres tiempos de comida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación