Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hay formas de mejorar la campiña salvadoreña

b Al plantar distintas especies de árboles, se protege suelo, clima y mantos acuíferos

Un árbol de bálsamo contribuye a mejorar suelos en pocos años. foto edh / archivo

Un árbol de bálsamo contribuye a mejorar suelos en pocos años. foto edh / archivo

Un árbol de bálsamo contribuye a mejorar suelos en pocos años. foto edh / archivo

No hay razón técnica ni práctica para no sembrar árboles. Más bien hay numerosos motivos para hacerlo, incluso en terrenos que se destinan al cultivo de granos o pasto.

Desde propósitos ornamentales, hasta los de obtener ingresos por la venta de frutas, madera o leña, todos pueden ser favorecidos con la siembra de diferentes especies.

Debemos ver la grandeza en lo cotidiano y factible de realizar, para encontrar sentido a la vida y contribuir a mejorar las condiciones existentes.

Cuando el cortés blanco o el maquilishuat florecen, se forman atractivos paisajes que no tienen nada que envidiar a países del primer mundo, sino más bien, se convierten en atractivos que pueden ser aprovechados en proyectos eco turísticos.

Como estas, hay numerosas especies que decoran, protegen los suelos, generan microclimas agradables y brindan ingresos.

Opciones

Muchas son las especies vegetales que no necesitan de grandes cuidados y se desarrollan sin necesidad de riego o fertilización. En unos años, brindan espectáculos de flores de diferentes colores. Otras dan frutos muy apetecidos, maderas o leña.

Para ejemplo, quien cultiva morro, contará con la materia prima para elaborar horchata. Se puede apostar por la moringa, que es un óptimo suplemento nutricional, al caimito, nance, arrayán, mamoncillo, zapotillo, chaya, quina, bálsamo y otras especies que proporcionan abundantes insumos para alimentación, medicinas, mejora del clima.

Al plantar estas y otras especies, además del beneficio ecológico y económico, podemos abrir opciones para el turismo ambiental.

Tome en cuenta que muchos nacionales y extranjeros gustan de disfrutar el contacto con la naturaleza, de conocer diferentes especies animales y vegetales, así como de ver de cerca los procesos de obtención de insumos naturales y su procesamiento.

Incluso en terrenos destinados al cultivo de granos o pastos, se pueden establecer cercas vivas, destinar áreas para la sombra o trazar surcos de árboles cada cierta distancia, que permitan proteger los mantos acuíferos y que en caso de sequías prolongadas, contribuyan a conservar humedad que es aprovechada por los cultivos principales.

Cada árbol que plantamos, asegura el futuro de nuestros hijos. Los cambios de clima que sufrimos, son consecuencia del descuido ambiental.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación