Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hay árboles ideales para proteger mantos acuíferos

Las campañas de reforestación deben iniciarse con las primeras lluvias; hacerlo al final del invierno, es desperdiciar recursos

Hay árboles ideales para proteger mantos acuíferos

Hay árboles ideales para proteger mantos acuíferos

Hay árboles ideales para proteger mantos acuíferos

El agua es el elemento animador de la vida y su ausencia causa de crisis existencial. La calidad del agua es determinante para mejorar o degradar la calidad de vida de las actuales y futuras generaciones. La ONU decretó el 22 de marzo, Día Mundial del Agua. Todos somos responsables de proteger el recurso y de las consecuencias de no hacerlo.

El inicio del invierno es la época apropiada para realizar cultivares de árboles en las cuencas y especialmente en los nacimientos de agua. Con esto se logra garantizar que los arbolitos crezcan sin necesidad de regarlos ni fertilizarlo. Estos árboles son los más importantes protectores de mantos y cuencas acuíferas y de que el agua lluvia se filtre al subsuelo

El agua se acumula en los bosques y no en el desierto. Esta realidad debe tomarse muy en cuenta para conservar y enriquecer los nacimientos de agua. Los árboles son los canales naturales que tiene el agua lluvia para infiltrarse al subsuelo, la cual posteriormente enriquece las fuentes de agua superficiales, además evitan el recalentamiento de la superficie del suelo y evitan un alto porcentaje de evaporación, así como la erosión hidráulica de la capa superficial del suelo, de tal forma que disminuye el azolvamiento en las cuencas de los ríos, lagos y presas.

Las especies de árboles destinadas a la protección de mantos acuíferos árboles deben tener ciertas características para que hagan más eficiente su función. Deben ser perennifolios, de raíz profunda especialmente la vertical, con enorme follaje y ramificación.

Especies con estas características son ojushte, chaquiro, almendro de río, morro, pacún, volador, palo de pan, mango, brasil, llama del bosque, jacaranda, pito, nance, paterno, guayabo, moringa, nim, cerezo, barío, copalchío, manzana de agua, chaya, mangollano, ingas.

Especialmente para terrenos arcillosos y agrestes, quebracho, Leucaena, tamarindo, chaperno, marañón, entre otras bondadosas especies de árboles tropicales, sin olvidar el madrecacao, carreto, nogal, copinol, arrayán, caimito y guachipilín instituciones ambientalistas, empresas privadas, organismos visionarios y en general todo salvadoreño, debe pensar en la importancia de plantar un árbol y en que los programas de reforestación se hagan de manera oportuna, no al final de la estación lluviosa. Voluntad y un poco de sacrificio son suficientes para impulsar la reforestación, incluso en terrenos destinados a granos básicos, en los que se pueden cultivar hileras de árboles cada cierta distancia, que puedan brindar ingresos adicionales

Los mantos acuíferos son protegidos por los bosques y no por decretos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación