Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Habitantes del municipio de El Congo celebran el Día de la Ceniza

Es una tradición que inició hace tres años. Es para recordar la erupción del volcán de Santa Ana

Los participantes se lanzan ceniza entre sí. Con ello, recuerdan la erupción del volcán de Santa Ana, en octubre de 2005. Fotos EDH / Mauricio Guevara

Los participantes se lanzan ceniza entre sí. Con ello, recuerdan la erupción del volcán de Santa Ana, en octubre de 2005. Fotos EDH / Mauricio Guevara

Los participantes se lanzan ceniza entre sí. Con ello, recuerdan la erupción del volcán de Santa Ana, en octubre de 2005. Fotos EDH / Mauricio Guevara

SANTA ANA. Los habitantes del cantón Los Pinos, en El Congo, llevaron a cabo el Festival de la Ceniza, evento que tiene lugar el primer fin de semana de octubre, desde hace tres años.

Esta actividad tiene como objetivo recordar la erupción del volcán de Santa Ana; así como distintos mitos y leyendas locales.

El evento ha comenzado a atraer a turistas locales e internacionales.

Muestra de ello es que el pasado sábado superaron los mil 500 asistentes; cuando el año pasado se estimaron que llegaron unas mil personas.

La actividad comenzó a las 5:00 de la tarde, cuando los organizadores repartieron entre los asistentes bolsas llenas de ceniza.

El objetivo era arrojar la mayor cantidad de ceniza contra el resto de participantes, quedando completamente blancos a causa del material.

"Es una tradición a la que le estamos apostando mucho, queremos que sea reconocida a nivel internacional", manifestó uno de los organizadores del festival, Mario Ernesto Gómez.

Además del ataque de ceniza, durante toda la tarde se llevaron a cabo otras actividades culturales. Entre ellas presentaciones de grupos de danza folclórica, concursos de juegos tradicionales como el capirucho, trompo, palo encebado, entre otros.

También se recordaron algunos mitos como El Cadejo, el Padre sin Cabeza, el Cipitío y la Siguanaba.

Lo novedoso

"Tenemos nuevas actividades. Cada año tenemos que irnos renovando para que sea mejor", expresó uno de los organizadores.

Entre las novedades para este año se llevó a cabo el concurso del "tunco encebado", en el que participaron tanto niños como adultos.

Cuatro hombres intentaron ganar este reto, para ello tenían que echarse en hombros a un cerdo de 125 libras.

"El cerdo se llama 24, porque el día 24 de octubre le toca que lo hagamos chicharrón, el que lo agarre se lleva de premio un cerdo tiernito", manifestó el organizador de este evento, Miguel Portillo.

Al final de la jornada, los coordinadores se mostraron satisfechos con el desarrollo de este festival.

Mientras que un fuerte dispositivo policial se encargó de brindar seguridad antes, durante y después del evento.

La actividad tuvo lugar en el kilómetro 55 y medio de la carretera al Cerro Verde.

Para garantizar la seguridad de los participantes en la guerra de la ceniza, la vía fue cerrada por al menos veinte minutos.

También estuvieron presentes algunos cuerpos de socorro para atender cualquier emergencia. Sin embargo, no hubo inconvenientes.

"Yo veo que está mejor que el año pasado porque vino más gente. A mí me han gustado todos los juegos que han hecho porque son cosas que ya se están perdiendo en el país", manifestó la asistente, Elvira Rodríguez.

Esta actividad es organizada por la alcaldía de la localidad y la directiva comunal de Los Pinos.

Asimismo, recibió el apoyo de organizaciones como Carpa Lúdica, entre otras.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación