Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ganaderos de La Unión abatidos por falta de agua

b Falta de lluvias provocó que pozos se secaran

La escasez de agua en la zona afecta los hatos ganaderos. foto edh / insy mendoza.

La escasez de agua en la zona afecta los hatos ganaderos. foto edh / insy mendoza.

La escasez de agua en la zona afecta los hatos ganaderos. foto edh / insy mendoza.

LA UNIÓN. En Anamorós, la sequía sigue afectando a los ganaderos, quienes aseguran que diariamente deben comprar barriles y pipas completas de agua para que sus reses puedan beber, pues los pozos de la zona se han quedado sin agua, al igual que pequeños riachuelos a los que llevaban su ganado para abrevar.

Aproximadamente, tres semanas atrás, los ganaderos de la zona norte de La Unión lamentaron la reducción de producción en 600 botellas diarias de leche en su cooperativa, debido a la falta de pastos en la zona por la sequía.

Ahora, el problema se registra en los pozos que se han secado, situación que ocurre desde inicio de la sequía y que aumentó con los días.

La falta de lluvias les sigue golpeando, a pesar que en la zona norte ha empezado a llover de forma irregular, pero eso no compensa las pérdidas, pues siguen comprando agua y gastando un promedio superior a un dólar por semoviente al día, para tener agua en cada ganadería por pequeña que sea.

El alcalde de Anamorós, Salvador Peña, confirma el problema de escasez de agua y dice que en los ocho cantones que tiene el municipio, los pozos y las fuentes de agua se han secado.

Dijo que el Ministerio de Agricultura y Ganadería prometió ayudar a los ganaderos para hacer los reservorios destinados a acumular agua en el invierno.

"Para aprovechar las tormentas que caigan en este invierno y así estén abastecidos para el próximo verano, aún no sabemos la fecha en que traerán lo que ofrecieron", dijo el edil, aunque esa no sea una razón del desabastecimiento, pues, sin lluvia, aunque los reservorios estuviesen en la zona, no se habría llenado.

Pablo Álvarez, ganadero, dice que el problema se ha incrementado ante la sequía.

"Yo tengo 22 cabezas de ganado y para darles agua tengo que gastar todos los días 14 dólares para comprar una pipa con agua, otros ganaderos van con su carro y bidones plásticos a comprar el líquido vital al cantón Tulima, de la misma zona", señaló.

Según Álvarez, el director de Agricultura y Ganadería, Víctor Torres, les prometió como lo más inmediato, el bagazo para alimentar el ganado. Dijo que "no sabemos qué cantidad nos tocará por ganadero, también nos harían unas lagunetas para que acaparemos el agua en el invierno y ese reservorio lo podamos usar para el próximo verano".

Germán González, otro ganadero afectado por la sequía, asegura que "el problema de la falta de agua nos está afectando a todos. Yo gasto 50 dólares semanales comprando agua para darle a los animales, es un gasto extra que no tenía contemplado hacerlo y eso es porque se secaron las quebradas".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación