Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fundación da víveres a 840 familias en Conchagua

Los beneficiados son pescadores que  resultaron afectados a causa de la sequía

Pescadores beneficiados muestran su alegría, mientras esperan por un medio de transporte para que les lleve sus paquetes de víveres a sus lugares de residencia.  

Pescadores beneficiados muestran su alegría, mientras esperan por un medio de transporte para que les lleve sus paquetes de víveres a sus lugares de residencia.   | Foto por Insy Mendoza

Pescadores beneficiados muestran su alegría, mientras esperan por un medio de transporte para que les lleve sus paquetes de víveres a sus lugares de residencia.  

LA UNIÓN. La Fundación para el Desarrollo del cantón El Tamarindo (Fundatamarindo) benefició con paquetes de víveres a  840 pescadores artesanales y sus familias en las comunidades de Maculis, El Jagüey, La Metaza, Las Mueludas, La Pinera  y El Tamarindo, en la zona costera de Conchagua.

La ayuda se les otorgó porque han sufrido una reducción en las labores de pesca, dado que por la sequía, los peces buscan las profundidades  debido al calentamiento del agua en la superficie. Eso les dificulta encontrar el recurso a los pescadores.

Los paquetes contenían 15 libras de arroz, 12 de frijoles, harina para tortillas, una botella de aceite, leche, café y espaguetis. El donativo esta valorado en un aproximado de 20 mil dólares.

César Carranza, coordinador local de Fundatamarindo, manifestó que el beneficio es para los pescadores artesanales y sus familias, la mayoría de escasos recursos económicos Y que han sido afectados por la sequía. 

 “La ayuda es una iniciativa como siempre de Fundatamarindo,  que ha tenido a bien darles los víveres porque la pesca a estado mala para ellos, como consecuencia de la sequía”, dijo Carranza.

Los favorecidos reconocieron que la Fundación esta presta a ayudarles todos los años cuando la actividad pesquera está mala.

 A la vez piden al gobierno central implementar un programa de ayuda de víveres a todos los pescadores, ya sean socios o no de las cooperativas, cuando el sector enfrente problemas en la pesca.

“Las comunidades costeras tratan de sobrevivir de las actividades de la pesca”, dice Ismael Gavidia, pescador de El Tamarindo,  quien tiene 40 años de dedicarse a la faena.     

“Vengo evaluando que este año ha sido más crítico por la sequía, porque el agua lluvia hace reproducir larvas, y cuando las aguas están muy calientes, el pescado huye o se va a profundidad y eso hace que sea más escaso”, dijo.

Agregó que la ayuda que les entregó la Fundación, les ayudará a solventar un poco la crisis que están enfrentando en sus hogares.
Otro de los beneficiados es Lorenzo Gavidia, tiene 78 años de edad, y aún sale a ejercer la pesca. 

Igual que el resto lamenta el problema que están pasando cada vez que salen a pescar y dice que “en la casa somos cinco personas, pero con este apoyo de los víveres nos ayudará a comer unos cinco días”.

Miguel Callejas cuenta que para salir  un día a pescar gasta hasta 50 dólares en combustible, y que no logra sacar lo invertido o al menos llevar la alimentación a sus hogares. Agregó que Fundatamarindo les apoya cada vez que el sector está en crisis.

Ayuda total
Fundatamarindo es una organización privada sin fines de lucro, con 20 años de servicio a las comunidades de la zona costera de El Tamarindo. 

Entre los programas que apoyan y de los más exitosos que han impulsado es el de la maquila, ubicada en el cantón El Tamarindo, donde se dedican a la confección de prendas de vestir, y cada año generan miles de oportunidades de trabajo a jóvenes y adultos de ambos sexos, todos, miembros de familias de escasos recursos económicos y en donde son prioridad para emplear las madres solteras y pescadores artesanales de la zona.

Durante sus 20 años de labor, la Fundación ha apoyado la educación, medio ambiente y otras necesidades de las comunidades más necesitadas de la zona costera.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación