Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Flores que adornarán los camposantos

Enredaderas y otras plantas de fácil manejo pueden ser aprovechadas

Flores que adornarán los camposantos

Flores que adornarán los camposantos

Flores que adornarán los camposantos

En las laderas y relieves de difícil acceso del picacho, del volcán El Boquerón, familias y agricultores de la zona se dedican al cultivo de flores en temporada de invierno y verano.

En las alturas del volcán, cafetales y bosques de pino, los agricultores se internan en terrenos preparados para la producción de una gran variedad de flores como: aster, varsovia, borla, siempreviva, cartuchos, gladiola, cola de ardilla, entre otras, así conocidas por los jardineros de las alturas.

Durante el año esperan un buen invierno para una prodigiosa cosecha y producción de una colorida y variada producción de flores, así como de vegetales, con la idea de obtener ganancias para el sostenimiento de sus familias ya que la mayoría vive de las labranzas que se pueden hacer en la zona.

Con la apuesta del invierno y su esfuerzo, invierten en semillas, abonos, pesticidas y cuidados. Empezando la faena a principios del mes de mayo y esperar la ansiada producción para el 2 de noviembre día, Día de los Difuntos, conmemoración en la que las familias salvadoreñas honran a sus seres que ya partieron, haciendo visitas a los cementerios para colocar ofrendas florales en nichos y tumbas.

En sus faenas diarias, los jardineros del Boquerón, son conocidos en la zona por su destreza y esfuerzo para desplazarse en terrenos de altura y de muy difícil acceso, hacen un esfuerzo para obtener los ingresos que ayuden a su núcleo familiar, ya que los constantes cambios climáticos y plagas les afectan cuando dañan los sembradíos.

"Tengo más de 20 años de cultivar las flores, lo hacemos en temporadas de invierno y verano, el clima y la altura nos permiten los cultivos, pero cuando el invierno se atrasa perdemos. Este año nos ha sucedido y hay que ver si rescatamos algo", aseguró Mauricio Munguía.

A pesar que muchos perdieron sus cultivos de legumbres, granos básicos y de flores, algunos rescataron para sacar aunque sea los gastos y así poder colocar algo de producción en los mercados locales como: Central, Santa Tecla, San Miguelito, entre otros. "Este esfuerzo es de familia y hemos rescatado algo, la sequía nos afectó, pero estamos cortando y llevándolas a los principales mercados, siempre nos piden más para el día de los finados", afirmó Antonio Pérez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación