Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fieles veneran a Señora Santa Ana durante sus celebraciones

Centenares de católicos se acercan cada día a la imagen de la patrona de la cabecera, para orar

Devoción

Grupos familiares veneran la imagen de la Señora Santa Ana. | Foto por Iris Lima

SANTA ANA. El nacimiento de un hijo siempre es motivo de felicidad y alegría para la familia. Sin embargo, en el caso de doña Estela Rivera, abuela de David Honorio, el nacimiento del último de sus siete nietos fue motivo de angustia.

Ella explica que al nacer, succionó heces fecales y los médicos no le daban pronóstico de vida. Pero su fe en Dios era más grande y fue así como le pidió a Señora Santa Ana su intercesión para la recuperación de salud de su nieto.

Dieciocho días después y contra toda probabilidad,  David salía del hospital hasta su hogar sano y sin secuelas.

El pasado lunes llegaron desde Sonsonate, junto a su hijo y su nuera, a venerar la imagen de la patrona de la Ciudad Morena, para darle gracias por su intercesión. “Nosotros le tenemos mucha devoción a Santa Ana y por eso le venimos a presentar al niño”, explica doña Estela.

La historia

Así como ella, son miles de  católicos los que han llegado desde el pasado 17 de julio con fervor cristiano a agradecerle a la santa su mediación.

Otros, llegan con la ilusión de pedirle su intervención para lograr algún milagro, sobretodo aquellos que tienen que ver con el embarazo y el nacimiento de los niños.

A Santa Ana se le atribuye la intercesión de todas las mujeres que buscan quedar embarazadas y también las que van a dar a luz.

Aunque muchas personas la llaman “Virgen”, en realidad se trata de una mujer santa, que según cuenta la historia se casó con San Joaquín.

Después de 20 años de matrimonio, no habían podido concebir un hijo y en aquel entonces, la esterilidad era considerada un castigo del cielo. San Joaquín era menospreciado por ello.

El esposo de Santa Ana decidió irse a una montaña a hacer un ayuno de 40 días y 40 noches, para implorar la gracia de un hijo. El sacrificio fue del agrado de Dios, quien le concedió su deseo.

Nueve meses después de eso, ella dio a luz una niña, a quien llamaron María, que fue la Madre de Jesús.

A Santa Ana le rinden admiración los fieles católicos de todo El Salvador y de otros países. Entre ellos Guatemala, Honduras y Nicaragua, entre otros, quienes viajan en excursiones.

La misa patronal será el próximo domingo 26 de julio, a las 10:00 de la mañana, en la cual se esperan más de ocho mil personas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación