Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Favorecen a familias de Sonsonate con agua potable

A través de la Responsabilidad Social, CASSA lleva agua a más de 800 personas.

Con el proyecto de introducción de agua potable y la construcción de letrinas aboneras se beneficiará a cerca de 800 personas. foto edh / iris lima

Con el proyecto de introducción de agua potable y la construcción de letrinas aboneras se beneficiará a cerca de 800 personas. foto edh / iris lima

Con el proyecto de introducción de agua potable y la construcción de letrinas aboneras se beneficiará a cerca de 800 personas. foto edh / iris lima

SONSONATE. Más de 800 personas de diferentes comunidades cañeras del cantón Tonalá, en Sonsonate, fueron favorecidas recientemente con un proyecto de agua potable y la construcción de letrinas aboneras, gracias al concurso "Sembrando desarrollo" del programa Aliados de la Comunidad, que forma parte de la Responsabilidad Social de la Compañía Azucarera Salvadoreña (CASSA), que busca fomentar el desarrollo sostenible de los habitantes.

Según explicó la coordinadora del programa, Emilia Rivas, este es el segundo año consecutivo que los residentes de las comunidades cañeras del referido cantón obtienen el premio. En 2013, ganaron la introducción de agua potable; y el año pasado, la construcción de las letrinas aboneras.

La inversión en ambos proyectos es de 46 mil 576.58 dólares, de los cuales CASSA otorgó más de 20 mil dólares y el restante se realizó gracias a contrapartidas de la Mesa de Gestión de Tonalá, la alcaldía municipal de Sonsonate, las Asociaciones Cooperativas de Producción Agropecuaria (ACPA) de Tonalá y Barra Ciega y la comunidad.

Debido a la complejidad del proyecto de agua, este fue inaugurado ayer por la mañana en conjunto con el diseño de las letrinas.

Para Lesvia Hernández, quien tiene 14 años de vivir en la zona, la introducción de agua potable contribuye a solucionar el problema de desabastecimiento de agua de 120 familias en las comunidades Los Almendros, Los Chicas, La Mica, El Asentamiento, Los Mangos y Salamar.

Antes de que llegara el proyecto, los pobladores se abastecían del líquido a través de las acequias y el río Banderas, que corren a los costados de la comunidad.

"Nos sentimos contentos porque es un gran beneficio tener agua potable y tener las letrinas. Estamos agradecidos con Dios y con CASSA porque pudimos salir adelante", dijo Hernández.

En el caso de las letrinas aboneras, estas favorecen a 51 familias, quienes antes tenían que utilizar fosas sépticas comunes, generando contaminación ambiental en el subsuelo y el manto acuífero.

Hoy por hoy, con este segundo proyecto redujeron la proliferación de enfermedades generadas por mosquitos y moscas.

Los habitantes favorecidos esperan continuar con más proyectos de beneficio para todos.

Al evento asistió el alcalde de la ciudad, Roberto Aquino, quien felicitó a los favorecidos, pero también les hizo una invitación a cuidar de los recursos que adquirieron para que sean de larga vida para la comunidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación