Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FAO mejora condiciones de vida en zona oriental

Beneficiados diversificaron cosechas para tener ingresos económicos

Aunque el programa se ejecutó en el oriente, la FAO socializará los resultados en otras zonas del país. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

Aunque el programa se ejecutó en el oriente, la FAO socializará los resultados en otras zonas del país. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

Aunque el programa se ejecutó en el oriente, la FAO socializará los resultados en otras zonas del país. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) ayudó a más de 2,400 familias de diferentes municipios del oriente del país a mejorar la forma de producir alimentos; pero también a comercializar el excedente con el fin de lograr algunos ingresos económicos para sus grupos familiares.

Esto a través del Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA) que se comenzó a implementar desde 2006 y concluyó recientemente.

Los logros de este fueron presentados ayer en Santa Ana, durante una actividad que se realizó en el Centro de Artes de Occidente (CAO). Asistieron agricultores y cooperativistas del municipio.

El programa tuvo una inversión de 4.8 millones de dólares que fueron entregados por España a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), explicó el representante de la FAO en El Salvador, Alan González.

Agregó que el PESA fue ejecutado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) con el apoyo del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA).

González dijo que uno de los logros del programa es que sus enfoques metodológicos y estrategias de trabajo han sido tomados y replicados en el Plan de Agricultura Familiar (PAF) que es la política agropecuaria del país.

"A las familias se les ha enseñado a producir de mejor manera, a incrementar sus niveles de producción en los cultivos que están desarrollando, a diversificar sus huertos familiares incorporando más verduras y frutas que les permita diversificar su dieta para tener una alimentación más saludable", manifestó el representan de la FAO.

También mencionó que el programa es importante para aumentar la producción de lo que se consume en el país pues el 65% es importado de otras naciones centroamericanas, sobre todo verduras.

El país apenas produce un 35% de su alimentos.

Son 67 mil personas las beneficiadas con el programa que se desarrolló en municipios como Sesembra, Guatajiagua, Nueva Granada, Yamabal y Nueva Guadalupe, entre otros.

Las personas aprendían las metodologías para mejorar sus producciones y luego estas eran replicadas por ellos con otro grupo de población.

Una de las causas por la que el plan se implementó en esa región es por los niveles crónicos de desnutrición que enfrenta, según González.

A nivel nacional es del 18% en los menores de edad; pero en algunas áreas de Morazán, por ejemplo, alcanza el 50%, expresó.

"El meollo del asunto es que se tiene que priorizar acciones específicas hacia estas áreas que están más afectadas por el problema de la desnutrición crónica", dijo González al mismo tiempo que reconoció que lograron reducir ese porcentaje durante los ocho años del programa.

Especificó que aunque se supone que hay suficiente alimentos en el país, el acceso al mismo es el difícil.

La consultora del programa por parte de la FAO, Margarita Monroy, dijo que el programa inició con 675 familias.

La cantidad fue aumentando con el transcurso de los años.

"En los lugares se ha logrado disminuir la desnutrición, se han aumentado los ingresos familiares, fomentado la cooperatividad y se ha visto el trabajo asociativo", dijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación