Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Occidente

FAO construye comedores y cocinas en escuelas de occidente

La inversión en ambos proyectos fue de $34 mil, aportados por la FAO y diversas alcaldías de la zona occidental.

La construcción ayudará a mejorar la preparación de los alimentos.

La construcción ayudará a mejorar la preparación de los alimentos. | Foto por EDH Cortesía

La construcción ayudará a mejorar la preparación de los alimentos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y las alcaldías de Atiquizaya, en Ahuachapán, e Izalco, en Sonsonate, beneficiaron a dos escuelas con la construcción de una bodega, cocina y comedor, con el fin de que los alimentos que reciben los alumnos sean preparados en sitios adecuados.


La comunidad educativa del centro escolar Cantón Pepenance, en Atiquizaya; y el Complejo Educativo Cantón San Isidro, en Izalco, fueron los beneficiados con los proyectos.


El representante de la FAO en El Salvador, Alan González, expresó que el proyecto se ejecutó con apoyo técnico y financiero de la República Federativa de Brasil para acompañar el Programa de Alimentación y Salud Escolar, (PASE).


A través de este, las escuelas adquieren la materia primaria para la preparación de los alimentos, como hortalizas y frutas, de agricultores nacionales.


González destacó que el programa favorece a las economías locales, ya que los obreros logran asegurar la comercialización de su producción.
Explicó que se ha comprobado que si los jóvenes reciben una buena alimentación se reduce la deserción escolar y hay un mejor aprendizaje.
“Un niño subalimentado no tiene la capacidad de atención, de retener los conocimientos, y eso afecta su normal desarrollo”, expresó el representante de la FAO.


Agregó que la inversión en la construcción de la cocina, cocina y comedor, en el caso de la escuela de Atiquizaya, asciende a $17,000. La misma que contó con la cooperación de la alcaldía.


Sin embargo, la FAO y el gobierno de Brasil han acompañado dicha iniciativa desde el 2013, realizando una inversión a la fecha de más de $350 mil, dijo.


El director del Centro Escolar Cantón Pepenance, José Figueroa, expresó que la construcción de la infraestructura inició a mediados de agosto y finalizó el 28 de septiembre, el cual beneficia a 410 alumnos que cursan desde parvularia hasta noveno grado.


Recordó que antes de contar con dicho espacio era difícil, porque no cumplían las normas de inocuidad para la preparación de los alimentos. 
El director departamental de Educación en Ahuachapán, Donald Aquino, reconoció que este tipo de obras mejoran los ambientes escolares, en este caso, para que reciban sus alimentos en sitios adecuados.


En Atiquizaya hay otras 22 escuelas que son favorecidas con el programa. Ellas reciben un refuerzo económico para mejorar la alimentación que brindan a los alumnos. Con esos fondos pueden adquirir verdura, huevos y frutas, entre otros productos.


El director del Complejo Educativo San Isidro, de Izalco, José Guerrero, dijo que ahora sí pueden llamar al lugar donde se preparan y entregan los alimentos, limpio, ordenado y digno.


Mientras que Ana Calderón, de la FAO, explicó que desde el 2013, el Ministerio de Educación asumió un compromiso para reforzar el refrigerio escolar de 3,995 alumnos de siete escuelas de Izalco.


En la escuela de San Isidro la inversión también fue de $17 mil que fueron aportados por la FAO y la alcaldía. En esta estudian cerca de 900 alumnos, de acuerdo a la comuna.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación