Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias no salen de comunidades pese al riesgo de deslaves en volcán

b Las 40 familias que residen en el volcán se negaron a salir en las segunda evacuación preventiva

El material volcánico llegó hasta la calle del cantón El Carreto y cubrió por lo menos cuatro kilómetros de la misma. Foto EDH

El material volcánico llegó hasta la calle del cantón El Carreto y cubrió por lo menos cuatro kilómetros de la misma. Foto EDH

El material volcánico llegó hasta la calle del cantón El Carreto y cubrió por lo menos cuatro kilómetros de la misma. Foto EDH

SAN MIGUEL. La segunda orden de evacuación preventiva por el riesgo a los deslaves en el volcán Chaparrastique, emitida por Protección Civil la tarde del viernes, de poco o nada sirvió, debido a que las familias que aún permanecen en la zona se niegan a salir de sus casas.

Eso a pesar de que la lluvia de la noche del 22 de mayo generó el colapso completo de los cinco reservorios en la zona, que fueron construidos para recibir el material que bajara de la cúspide del coloso.

El gobernador migueleño, Sergio Benavides, explicó que "desgraciadamente nadie se quiso salir a los albergues ayer (viernes) cuando ordenamos la segunda evacuación, por eso tomaremos medidas para sacar a los menores hoy (ayer)".

Agregó que algunos vecinos si salieron pero para comunidades un poco más alejadas de donde están sus casas, siempre en la misma zona.

Declaró que el riesgo es inminente ya que los reservorios no podrán limpiarse antes del próximo lunes, eso debido a la vulnerabilidad que tiene el suelo y que no permite que la maquinaria pesada pueda subir a donde están las obras.

Por tal razón el peligro si llueve en los próximos días crece para los que siguen viviendo cerca, pues no hay obras de mitigación que retengan el material que baje desde la cúspide del coloso.

"Ante la negativa de por lo menos 40 familias, nos auxiliaremos del Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (Conna), para poder evacuar al menos a los niños", indicó Benavides.

Solo media hora de lluvia registrada la noche del pasado jueves generó que la capacidad de las obras de mitigación del volcán migueleño se viera superada.

Los cinco reservorios que se llenaron en su totalidad recibieron por lo menos 10 metros cúbicos de material volcánico.

Mientras que el material que llegó a la calle superó los mil metros cúbicos que cubrieron al menos cuatro kilómetros de la principal vía en el caserío El Carreto, de San Miguel.

La fuerza de las lluvias permitió además que se formaran nuevos causes por donde bajó la creciente y permitió que los deslizamientos llegaran a unas 21 viviendas del caserío El Carreto.

Benavides reiteró el llamado a la conciencia de las familias para que puedan salir de la zona de riesgo.

Sostuvo además que los 56 albergados que se quedaron de la primera evacuación preventiva, fueron trasladados hacia las instalaciones del Instituto Nacional de la Juventud (Injuve) de San Miguel, debido a que las instalaciones del Instituto Nacional de los Deportes (INDES) mostró algunas filtraciones de agua y para garantizar la seguridad y salud de las personas optaron por trasladarles al nuevo albergue.

Las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente revelaron además que la actividad sísmica y las probabilidades de una nueva erupción son muy altas, porque los movimientos internos en el coloso rondan entre los 400 y 500 RSAM, dijo la viceministra del ramo ayer por la mañana en una entrevista de radio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación