Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias en riesgo por destrucción de un puente

Fuerte tormenta destruyó la estructura colgante en un cantón de Texistepeque

El puente de hamaca colocado sobre el río San Jacinto, en el caserío del mismo nombre, del cantón Cujucuyo, de Texistepeque, está inservible. Fotos EDH / Iris Lima

El puente de hamaca colocado sobre el río San Jacinto, en el caserío del mismo nombre, del cantón Cujucuyo, de Texistepeque, está inservible. Fotos EDH / Iris Lima

El puente de hamaca colocado sobre el río San Jacinto, en el caserío del mismo nombre, del cantón Cujucuyo, de Texistepeque, está inservible. Fotos EDH / Iris Lima

SANTA ANA. Como si de un juego se tratara, Edwin Armando L., de 11 años, sube a dos cables tensores que están a cuatro metros de altura y comienza una serie de piruetas para atravesar el río San Jacinto, en el caserío del mismo nombre, del cantón Cujucuyo, en Texistepeque, Santa Ana.

El pequeño es uno de 30 niños que llevan poco más de una semana arriesgando su vida para llegar hasta el centro escolar católico San Jacinto, que funciona en la zona, pero que para llegar hasta él, hay que cruzar el río del mismo nombre.

De acuerdo con Manuel de Jesús Alvarado, de 52 años, habitante afectado, el puente de hamaca que les permitía salir hasta la calle principal para abordar un autobús que los llevara a la ciudad fue dañado por un enorme tronco el pasado 24 de septiembre, cuando cayó una fuerte tormenta.

La urgencia del puente radica en que si el río está crecido, los habitantes no pueden cruzarlo a pie, sino que deben ingeniárselas para caminar sobre los alambres.

Algunos prefieren no arriesgar su vida y la de los suyos y optan por permanecer en sus viviendas. Tal es el caso de Jaime Humberto Flores, de 36 años.

Él asegura que cuando el río está crecido evita enviar a sus dos hijos, de 6 y 16 años, a la escuela, aunque pierdan la continuidad de sus clases.

"Es mejor no ir porque se pueden caer y es más peligroso. Es mejor llegar tarde y no nunca", reflexiona.

Según los afectados, una comitiva de empleados de la alcaldía de Texistepeque llegó dos días después de que ocurrió el hecho.

"Sólo vinieron, pero no se comprometieron a que iban a arreglarlo", recordó Alvarado.

Para los afectados, es urgente que la alcaldía de la localidad repare la estructura, pues son aproximadamente 10 familias las afectadas.

"El llamado es que nos ayuden con el cable. También necesitamos levantar una base más alta, para levantar más los cables, que no se lo lleve el río", consideró Flores.

Mientras que Alvarado explicó que, actualmente, corren dos riesgos. Uno, cuando caminan sobre el alambre y pueden caer al río desde una altura de cuatro metros; y dos, cuando atraviesan el afluente a pie.

En este último caso, se exponen a que la fuerza del agua del río los arrastre.

"Necesitamos que nos echen una mano (para arreglar el puente", manifestó Alvarado.

La ayuda

Por su parte, el alcalde de Texistepeque, Armando Portillo, aseguró que ya tienen conocimiento del problema en el cantón Cujucuyo.

Sin embargo, pidió a los pobladores tener paciencia, ya que debido a que están por finalizar el año, el presupuesto municipal ya se encuentra comprometido en otros proyectos.

"El lunes (6 de octubre) me reuniré con el Concejo para ver a qué proyecto le quitamos fondos para hacer ese (otro) proyecto, porque el puente hamaca es prioridad uno", manifestó el edil.

Además, aclaró que debido a que tienen que realizar gestiones para la compra del material a utilizar, las obras de reconstrucción estarían listas en un mes, aproximadamente. Hasta entonces, tendrían el costo de la obra.

"Que tengan por seguro en la comunidad que vamos a hacer el proyecto", reiteró el munícipe.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación