Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias en riesgo por caída de rocas

Comunidad exige obras de mitigación

Las familias temen que suceda una desgracia si las autoridades no hacen algo para mitigar el riesgo en la zona. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

Las familias temen que suceda una desgracia si las autoridades no hacen algo para mitigar el riesgo en la zona. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

Las familias temen que suceda una desgracia si las autoridades no hacen algo para mitigar el riesgo en la zona. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

SONSONATE. Las familias que residen en el caserío Buena Vista, cantón Arenales, Nahuizalco, viven en zozobra cada invierno, ya que desde la peña que está frente a sus casas se desprende rocas de considerable tamaño.

En la comunidad residen 52 familias en 45 viviendas; de las cuales, al menos, 10 son las que presentan mayor riesgo, según los mismos vecinos.

Los desprendimientos de piedra se dan en un tramo de 600 metros de la carretera que de Sonsonate conduce hacia Santa Ana.

Protección Civil tiene catalogado el sitio como un punto de alto riesgo; pese a eso, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) no cuenta con un proyecto para mitigar el peligro que atraviesan las familias y también los automovilistas.

Las piedras ya han obstruido el paso a las viviendas y a la calle, donde cada día transitan 4,700 vehículos.

De hecho, el pasado 5 de junio una piedra cayó sobre un automotor, dejándolo inservible, relataron los vecinos.

Los pobladores temen una desgracia mayor porque algunas piedras son de gran dimensión y sobrepasan, incluso, los dos metros.

Por ello, exigen a las autoridades gubernamentales que ejecuten obras de mitigación.

Sin embargo, estas últimas lo único que han hecho hasta la fecha es remover con maquinaria pesada las piedras que caen a la orilla de la calle.

Esto también les genera temor a los residentes porque cubren parte del reducido espacio peatonal, obligándolos a caminar en plena autopista.

"Hace poco se iba a dar una rastra con un bus porque la vuelta es peligrosa. Fuera bueno que apartaran esas piedras, las criaturas (niños) peligran cuando uno los mandan a comprar", contó la residente Mercedes González.

La mujer recordó que el problema no es nuevo, ya que las primeras piedras comenzaron a caer durante el huracán Mitch, ocurrido en 1998.

Aunque el delegado de Protección Civil en Sonsonate, Alexander Ramírez, expresó que como entidad tienen registros desde 2009.

La afectada dijo que en lo que va de este invierno han caído tres piedras grandes.

Es por ello que la mujer plantea la posibilidad de hacer trabajos similares a los que hay en la zona de Los Chorros, donde han hecho obras para evitar los derrumbes.

Pero María García, otra habitante, recomendó que las piedras que están sobre la vía deben ser dinamitadas para evitar que algún vehículo se accidente en ellas.

Aunque confesó que no tiene fe de que las autoridades hagan algo.

La preocupación de la mujer es que alguno de los cinco niños que viven con ella, cuyas edades rondan entre uno y 12 años; y otros cinco adultos, sean víctimas de una tragedia.

"Nosotros sentimos temor", indicó Ester Sánchez, a quien también le preocupa que en la zona no haya alumbrado público ni una señalización adecuada que prevenga a los conductores de los desprendimientos de piedra.

Posibles opciones

El área de comunicaciones del MOP consignó que el Fondo de Conservación Vial (Fovial) solo le da mantenimiento a la carretera y no al problema que denuncia la gente.

"De parte del MOP no hay ningún proyecto", consignó la entidad estatal.

Agregó que podrían intervenir los taludes a través de un convenio con la alcaldía.

El delegado, Alexander Ramírez, manifestó que aunque hay un seguimiento por parte de la comisión municipal de Protección Civil, aún no se define junto al MOP las obras para mitigar el riesgo.

En dichos análisis también se ha planteado la posibilidad de reubicar a las personas; pero reconoció que es algo difícil de ejecutar por una posible resistencia que puedan presentar las personas.

Sin embargo, Mercedes González explicó que si las autoridades les plantean esa posibilidad tendrían que acatarla.

"En el análisis sabemos que hay un talud que hay que darle mantenimiento, que está bastante debilitado (porque) es una zona muy susceptible a los desprendimientos", dijo el representante de Protección Civil.

Agregó que deslizamientos de tierra se dan muy pocos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación