Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias no reciben víveres prometidos

Comunidades fueron afectadas por lluvias de 2014

Las familias han esperado por cuatro meses por la ayuda de víveres, hasta ahora no les responden. foto edh / insy mendoza

Las familias han esperado por cuatro meses por la ayuda de víveres, hasta ahora no les responden. foto edh / insy mendoza

Las familias han esperado por cuatro meses por la ayuda de víveres, hasta ahora no les responden. foto edh / insy mendoza

LA UNIÓN. Unas 190 familias de los caseríos Candelaria de La Rompisión y Barrancones, del cantón Piedras Blancas, en Pasaquina, siguen esperando los víveres que les prometieron en Gobernación Política Departamental de La Unión, tras las inundaciones en octubre del año pasado.

Llevan cuatro meses esperando recibir los alimentos que les dijeron les llevaría la institución gubernamental.

Ana Julia Álvarez es la promotora de salud y quien representa a ambas comunidades, la mujer lamentó que la ayuda que les ofrecieron nunca se concretara.

"Dos veces llevé todos los datos de las familias que serían beneficiadas, la primera vez me dijeron que estaban equivocados, los corregí y entregué el censo por cada familia y el número de identificación y me dijo el vicegobernador, que les comunicara a la comunidad que les entregarían paquetes con víveres".

Agregó que la ayuda estaba prevista darla para finales de octubre.

Álvarez lamentó que la gobernación les fallara a los habitantes, "yo he quedado como mentirosa ante la gente, porque les aseguré que la gobernación les llevaría alimentos, y hasta la fecha solo fueron mentiras", detalló la mujer.

Durante las inundaciones los más afectados fueron los residentes de la parte baja del río Goascorán, en Candelaria de La Rompisión, ahí se perdieron cultivos de maíz, hortalizas, granos básicos, aves de corral, y hubo muchas viviendas inundadas.

Mientras que la parte alta en Barrancones no hubo inundaciones, pero la gente no salió por más de una semana a trabajar en la pesca ni en la agricultura.

Roberto Jiménez reside en Barrancones, aseguró que pasaron días difíciles después de las inundaciones porque no podían trabajar y los alimentos que les prometieron nunca llegaron a sus mesas.

Mencionó que es necesario que las instituciones de Gobierno actúen de forma seria y responsable cuando hay emergencias.

El vicegobernador, Daniel Reyes, aseguró que las solicitudes de las dos comunidades se enviaron a la Secretaría de Inclusión Social en octubre y aún están esperando la respuesta.

"La nota se envío en esos días de emergencia, sinceramente tenemos la esperanza de tener una respuesta pero recordemos que eso fue en momentos donde habían muchas emergencias en el país por las inundaciones y que ya estaba por terminar el invierno", indicó el funcionario.

Agregó que cuando hay alimentos en existencias en la Secretaría, esta responde de inmediato con el envío de lo solicitado dijo el funcionario.

Reyes, no habló de si les entregarán o no los paquetes prometidos a los vecinos, situación que lamentaron los afectados, pues aseguran que si los paquetes llegaron y estaban destinados para ellos deben ser llevados a las familias que solo viven de la pesca.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación