Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Falta de cortesía vial provoca más congestionamientos

b Santa Elena es una de las zonas más críticas

Los buseros se ven obligados a bajar y subir pasajeros en medio de la calle, complicando más el tráfico.

Los buseros se ven obligados a bajar y subir pasajeros en medio de la calle, complicando más el tráfico.

Los buseros se ven obligados a bajar y subir pasajeros en medio de la calle, complicando más el tráfico.

Los trabajos de cambio de la carpeta asfáltica en la carretera Panamericana, en el tramo que inicia en Santa Tecla y termina cerca del paso a desnivel de Antiguo cuscatlán, siguen ocasionan tráfico pesado en horas pico.

La situación se complica aún más debido al irrespeto de los conductores a las señales de tránsito. Muchos automovilistas realizan maniobras y virajes en zonas en las que no está permitido, haciendo que la circulación se vuelva lenta y, en el peor de los casos, hasta se ocasionen accidentes.

Si circula hacia San Salvador, a la altura del derivador a Santa Elena, casi siempre se encontrará con largas filas de vehículos, ya que la calle se reduce a un solo carril y hay que circular con precaución debido a los trabajos que se desarrollan en la localidad.

La labor de los banderilleros del Fovial, quienes muchas veces ejercen las funciones de la Policía de Tránsito, es en algunas ocasiones ineficaz porque son irrespetados por los conductores.

Incluso, algunos a duras penas han escapado de ser arrollados por los automovilistas.

"A los únicos que les hacen caso los motoristas es a los policías; pero estos casi nunca están dando vía, por lo que se generan más trabazones. Mientras que al personal del Fovial ni caso les hacen", dijo Salvador Francisco Arévalo, vendedor de la zona.

Transporte colectivo

Pero no toda la culpa es de los conductores particulares, ya que los buseros y microbuseros infringen más el Reglamento de Tránsito en la zona, estacionándose en lugares no autorizados, cambiando de recorridos e irrespetando a los banderilleros.

Debido a que algunas paradas han sido restringidas, muchas veces los transportistas se ven obligados a estacionarse a media calle para subir y bajar pasajeros.

Mientras los claxon de los vehículos suenan de forma persistente y la cola de autos va creciendo en la calle.

La situación se complica más en horas de la mañana y la tarde, cuando la mayoría de personas se dirige a su trabajo o centros de estudio, y es cuando e impera la ley del conductor más fuerte.

Los trabajos finalizarán en junio, según Fovial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación