Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fallece el empresario Roberto Quiñónez M.

El exgerente general de Industrias La Constancia murió ayer por la mañana

Don Roberto fue un hombre de corazón noble que tuvo una vida llena de éxitos a nivel profesional y que dedicó su vida al servicio del país.

Don Roberto fue un hombre de corazón noble que tuvo una vida llena de éxitos a nivel profesional y que dedicó su vida al servicio del país.

Don Roberto fue un hombre de corazón noble que tuvo una vida llena de éxitos a nivel profesional y que dedicó su vida al servicio del país.

Como un trabajador incansable que entregó su tiempo y esfuerzos al desarrollo del El Salvador, recuerdan sus familiares, amigos y colegas al ingeniero Roberto Quiñónez Meza, quien falleció ayer a los 87 años.

Don Roberto ha dejado una huella invaluable por sus grandes aportes al gremio empresarial en el país, al promover el apoyo a la educación, beneficiando a muchos jóvenes.

"Mi padre fue un hombre muy noble que tuvo una vida plena, llena de éxitos y aventuras. Fue una persona que dio mucho por su país y que gozó de un gran prestigio porque se lo ganó", reseñó su hijo Ernesto Quiñónez Sol.

Graduado de Ingeniería Industrial y Humanidades en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, Quiñónez fungió como embajador de El Salvador en Washington desde 1977 hasta 1980. Fue, además, gerente general de Industrias La Constancia, fundador de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y de la Asociación Nacional de Anunciantes de El Salvador (ANAES).

De igual forma, fue presidente y fundador de Arrinsa Leasing y de la Feria Internacional de El Salvador.

En una entrevista que concedió a El Diario de Hoy en 2006, describió como una de sus "ultimas travesuras," la creación del Instituto Tecnológico Centroamericano (Itca). "Ese es mi broche de oro", manifestó en dicha ocasión.

"El Salvador me ha dado todo lo que tengo y todo lo que soy, y lo que tengo no solo en cosas materiales, sino mi familia: mis hijos, mis hermanos, mis nietos y mis sobrinos", puntualizó don Roberto en aquella ocasión.

Nacido en la Ciudad Heroica, Santa Ana, en 1927, desde muy pequeño en su familia le inculcaron el amor por el trabajo. Se casó con doña Clelia Sol, con quien procreó cuatro hijos.

Su hijo Ernesto recordó a su padre como una persona muy humana y amorosa, con una gran inteligencia emocional y quien le infundió muchos valores a lo largo de su vida, entre ellos la rectitud y el devolver un poco de sí mismos al país. "Nos dio un ejemplo viviente por 87 años", añadió Quiñónez Sol.

Por su parte, Francisco de Sola, presidente de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), describió a Quiñónez Meza como un ciudadano ejemplar, un líder empresarial, hombre de familia y de bien.

"Para mí, hemos perdido a una de las personas más importantes del mundo empresarial de El Salvador, una persona con mucha sensibilidad social que dedicó mucho de su tiempo y de su vida para servir a otros", expresó su amigo Rafael Lorenzana.

Fue amante del deporte en su juventud y practicó durante varios años el basquetbol y también el fútbol americano.

"Tío Roberto fue un hombre de familia, un buen ejemplo, noble, entusiasta e incansable luchador. Un líder ejemplar, con su visión contribuyó a consolidar la reconversión de nuestro Grupo" , añadió su sobrino y presidente de la junta directiva de Grupo Agrisal, Luis Álvarez Prunera.

El miércoles a las 11:00 de mañana se celebrará una misa en su memoria en la iglesia Corazón de María, de la colonia Escalón. Posteriormente se procederá a su sepelio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación