Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fallece el doctor Luis Fernando Cuervo

Médico de profesión fungió como articulista de El Diario de Hoy

Fallece Luis Fernando Cuervo
Fallece Luis Fernando Cuervo

Férreo defensor de la institución de la familia y la bioética, el médico, periodista y articulista de El Diario de Hoy, Luis Fernández Cuervo, falleció ayer a la edad de 83 años tras librar la batalla de una penosa enfermedad.

“Creo que ha llegado la hora de decir adiós”, expresó en octubre pasado en su última columna en El Diario de Hoy,  donde escribía semanalmente y que prácticamente fue premonitoria de su partida.

“... la ética del periodista se basa en informar, aunque sea con peligro de su vida, de lo que es verdad, aunque sean verdades incómodas para ciertos turbios intereses políticos y/o económicos. Y dentro de esa labor de veracidad está también el denunciar todo lo que es intoxicación informativa”, agregó entonces en frases lapidarias.

“Don Lucho”, como le decían cariñosamente sus amigos, nació en Madrid, España, el 19 de julio de 1932. Médico de profesión y seguidor de la causa de San Josemaría Escrivá de Balaguer, el santo de la vida diaria, muy joven emigró a Chile para apoyar la naciente actividad del Opus Dei en ese país.

Como por las leyes chilenas no podía ejercer la medicina, se inscribió en la Escuela de Periodismo y sacó la respectiva licenciatura. Trabajó unos años como periodista, y al poco tiempo las leyes cambiaron y pudo revalidar su título de Médico. Sacó la especialidad de Patología, que ejerció en Chile y luego en su natal España de 1973 hasta 1991. 

Amante de El Salvador y su gente,  Don Lucho llegó al país en febrero de 1991 y residió en la ciudad de Santa Ana por casi 10 años; se trasladó definitivamente a San Salvador en el año 2000. Durante ese tiempo fue catedrático en varias universidades, como la Alberto Masferrer y la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) dando clases de temas médicos, éticos y humanísticos.

Desde 1997 fue columnista permanente de El Diario de Hoy, donde cada lunes escribió artículos sobre la familia, la bioética, ciencia y razón, valores y principios cristianos, el cambio climático y otros.

“Vengo publicando artículos de opinión en El Diario de Hoy desde 1997. El primero fue “Clonación, Transgénesis y otras lindezas” sobre la expectación mundial de un animal vivo obtenido por clonación: la  famosa oveja Dolly. Después seguí, como colaborador ocasional, sobre temas de más profundidad como: “La materia… ¿es material?” y “Dios se asoma en el universo”, reseñó en su última publicación.

Reconocimiento

Por su contribución a la institución de la familia y por su defensa de los valores familiares, el doctor Fernández Cuervo recibió el premio Valores Familiares, que le otorgó la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 26 de febrero de 2012.

En esa ocasión, el médico lamentó que “muchos han perdido el sentido de lo que es el matrimonio, su utilidad, su misterio, su excelencia y su valor imprescindible como creador de una sociedad que pueda llamarse con verdad humana. Con costosas variables publicitarias, numerosas instituciones tratan de arruinar el derecho a la vida, al matrimonio, la virtud de la castidad, la dignidad ante la maternidad y los derechos de los niños”.

Sobre este acontecimiento, en su última columna escribió: “Por mostrar estas importantes verdades sobre la familia recibí un premio de los mormones, como Hombre del Año. Y ahora veo, con alegría, que el Papa Francisco me muestra que lo que yo publiqué sobre la familia está de acuerdo con la doctrina de la Iglesia Católica”.

“Siempre supe que decir verdades lo agradecen las personas con conciencia limpia, con ansia de saber realmente que es lo que pasa, encontrar quien les muestre la verdad sobre la educación moral, sobre la sexualidad, sobre como el desarrollo económico requiere aumentar la población, y no disminuirla, como una sociedad sana, pujante, tiene que estar basada en un porcentaje muy alto de familias constituidas por matrimonios estables con abundancia de hijos educados en el amor y en los principios morales eternos, hogares de dónde es difícil que alguno de esos hijos se haga delincuente juvenil”.

Lamentan su partida

“Lucho vivió en este país, El Salvador, durante sus últimos 25 años, y estamos muy agradecidos con él... Ha sido una persona muy apreciada por muchos, y su labor en el Opus Dei ha sido de un valor inestimable”, declaró Juan Antonio Püig, miembro de la Prelatura, al informar sobre el deceso. 
Explicó que desde hace varios años estaba padeciendo leucemia. En los últimos días de 2015 se le complicaron varios padecimientos relativos a su enfermedad. Estuvo hospitalizado del 1 al 6 de enero, y desde que volvió a casa su mejoría fue lenta.

“En la madrugada de hoy miércoles 15 de enero de 2016 encontramos que había fallecido mientras dormía. Puedo decir que se nos ha ido hoy un hombre fiel a sus principios, un hombre de bien, un educador infatigable, un paladín de la verdad, y en definitiva un hombre santo”, agregó.

Sus restos son velados en el  Oratorio del Centro Cultural Buenos Aires, Portones de Madreselva III-B. Su funeral iniciará hoy a las 2:00 de la tarde con una misa en su memoria en la parroquia de Santa Elena y posteriormente se procederá a su entierro en el mismo lugar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación