Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Exigen a la Anda reparar calle tras ruptura de tubería

Afectados han gestionado trabajos en las oficinas de Sonsonate y Santa Ana; pero no han tenido respuesta.

Un tramo de 250 metros lineales está dañada. Foto EDH / Cristian Díaz

Un tramo de 250 metros lineales está dañada. Foto EDH / Cristian Díaz

Un tramo de 250 metros lineales está dañada. Foto EDH / Cristian Díaz

SONSONATE. Residentes del caserío Tatalpa, cantón Anal Abajo, en Nahuizalco, Sonsonate, exigen que la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) intervenga 260 metros lineales que comenzaron a hundirse tras la ruptura de una tubería de agua potable en septiembre de 2013.

Desde entonces han visitado en 12 oportunidades las oficinas de la autónoma en Santa Ana y Sonsonate para que se responsabilice por los daños provocados, luego de tres días que el agua pasó derramándose hasta que la tubería fue intervenida. Esta es la que utiliza la Anda para abastecer de agua al municipio.

La preocupación de las personas aumenta por la llegada del próximo invierno, porque temen que la vía continúe hundiéndose debido a la retención de agua.

En alguno de los puntos, los hundimientos alcanzan los siete centímetros aproximadamente, de los once de espesor del cemento colocado cuando la arteria fue mejorada, en 2009, a través del financiamiento de una organización internacional y la mano de obra no calificada de la misma comunidad.

En dichos trabajos intervinieron 1.5 kilómetros de calle que antes eran de tierra y que conectan a la ciudad con las comunidades Tatalpa, Anal Abajo, Anal Arriba y Cusamaluco, de Nahuizalco.

Los afectados aseguraron que es una buena cantidad de vehículos pesados y livianos que transitan por la calle, aunque no especificaron una cifra.

La arteria sirven para trasladar a las personas, hortalizas, frutales y artesanías que son cultivadas y elaboradas, respectivamente, en la parte alta.

Solo la parte donde corrió el agua presenta daños tras casi seis años de haber ejecutado la obra.

Arcadio Aguilar, residente, consideró que fue tanta la cantidad de líquido que corrió, que habría minado la arteria. Temen, incluso, que hayan cárcavas que aumentan el riesgo de quienes utilizan la vía.

El departamento de comunicaciones de la Anda expresó que están investigando la situación para determinar si asumen los trabajos de reparación. Asimismo, reconoció que la calle fue minada tras el daño de la tubería.

Sin embargo, las primeras investigaciones han determinado que las obras de encementado, supuestamente, no fueron bien ejecutados por la comunidad, por lo que les ha solicitado muestras de los trabajos para continuar la investigación.

Pero esa información no ha sido llevada por los miembros de la comunidad, de acuerdo con la autónoma.

Por ello, aseguró la fuente, hablar de una reparación de la calle mientras no haya una finalización de la investigación, no es posible.

Benjamín Hernández, otro de los residentes, descartó que los trabajos no se hayan ejecutado con calidad sobre todo por las exigencias de la entidad internacional que los financió y la que estuvo a cargo de su ejecución.

Expresó que ya enviaron a la Anda un estudio de laboratorio técnico, donde se evidencia la calidad de los trabajos.

Previo a la colocación del cemento, Hernández aseguró que ubicaron una base de hierro, que, aparentemente, ha ayudado a que el hundimiento no sea mayor. La comunidad lo que pretende es que la institución remueva el material existente y haga un nuevo trabajo en el área afectada.

Tener la calle encementada era un sueño que tenían los habitantes de la zona, quienes aseguraron que sufrían las inclemencias del tiempo cuando era de tierra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación