Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Exigen abrir carriles en Alameda Juan Pablo II durante festejos

La restricción de tráfico vehicular por las fiestas agostinas, deja esta vía como una alternativa

La carga vehicular en la Alameda Juan Pablo II se incrementó y causó embotellamientos. foto edh / douglas urquilla

La carga vehicular en la Alameda Juan Pablo II se incrementó y causó embotellamientos. foto edh / douglas urquilla

La carga vehicular en la Alameda Juan Pablo II se incrementó y causó embotellamientos. foto edh / douglas urquilla

SAN SALVADOR. La restricción vehicular por las festividades patronales de la capital ya generan embotellamientos, ya que solo la Alameda Juan Pablo II sería la opción más accesible para circular por la zona.

Ayer, a eso de las 3:30 p.m., cuando aún no inician las actividades patronales, dicha alameda lucía abarrotada de vehículos, camiones de carga, motociclistas y el transporte colectivo, los que buscaban evadir las calles cerradas.

En el afán, se encontraron con una hilera de automotores que huían de las áreas con paso restringido, "pensé que la Juan Pablo iba a ser una buena opción, pero veo que no. Lo preocupante es que las fiestas no han empezado y el gobierno central tiene tapados los carriles del centro ( de la Juan Pablo II),", dijo Óscar Paniagua, automovilista afectado.

El pasado viernes, el viceministro de Obras Públicas, Eliud Ayala, afirmó que habilitarían los carriles segregados del Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss), pero ayer permanecían cerrados, lo que causó un caos en la arteria.

"Esto si es un completo caos, no entiendo porqué las autoridades no abren esos carriles, como que no supieran la necesidad de los usuarios", contó Reina Navas, conductora.

Algunos, hasta hicieron la comparación con años anteriores y llegaron a la conclusión que la Juan Pablo es un "respiro" para circular en periodo de la celebración agostina, pero desde 2013, y más este año, se volverá más complicado.

"Nunca habíamos tenido problemas de tráfico en la zona, tampoco voy a decir que no había, pero era mucho menor, porque la Juan Pablo era una opción fácil y rápida para ir de un lado a otro", aseveró Paniagua.

Añadió que la zona se "volverá un dolor de cabeza," porque ahí funcionan diversas dependencias gubernamentales y privadas, y en las horas pico, es difícil el tránsito.

Antes de la construcción del Sitramss, por la Alameda circulaban 41, 470 vehículos diarios, los que podrían volver a recorrer la arteria por la necesidad de trasladarse, pero de no habilitar los carriles, el caos se volverá parte del diario vivir de los capitalinos.

Aunque Navas ve con recelo esa medida y estima que "los carriles no serán suficientes para todos los que queramos circular. Nos esperan días caóticos, llenos de muchos embotellamientos y de horas de espera para poder llegar a nuestros hogares".

Restricciones

El Viceministerio de Transporte (VMT) ya avaló los permisos para que la municipalidad capitalina limite la circulación vial en varias zonas de la Diagonal Universitaria, redondel José Martí y otras.

El director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), Gilbert Cáceres, comentó que las restricciones de tráfico iniciaron el pasado 26 de julio y finalizarán el 7 de agosto, en ciertos tramos.

Una de las zonas limitadas es desde la pasarela de la Corte Suprema de Justicia, hasta el redondel José Martí, conocido como Don Rúa, en la 5a avenida norte.

Además, un área de la Diagonal Universitaria, en las cercanías del Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador (Indes). Ahí, el paso de automóviles es limitado, pero será cerrado totalmente desde la 15 calle poniente hasta la 23 calle poniente. La medida se implementará del 1 al 6 de agosto.

Los vendedores no han perdido tiempo y ya han empezado a instalar sus puestos de comida típica, artesanías, juegos y demás.

Cáceres aconsejó a los automovilistas evadir la zona y buscar otras rutas para circular. Espera que habiliten los carriles del Sitramss.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación