Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Evacuados del Chaparrastique extorsionados por pandilleros

Las familias aseguran que retornarán a sus viviendas en el volcán por temor a mareros

Las familias evacuadas de zonas de riesgo llegaron el martes al volcán para recibir su canasta básica de parte de Protección Civil. Foto EDH / Carlos Segovia

Las familias evacuadas de zonas de riesgo llegaron el martes al volcán para recibir su canasta básica de parte de Protección Civil. Foto EDH / Carlos Segovia

Las familias evacuadas de zonas de riesgo llegaron el martes al volcán para recibir su canasta básica de parte de Protección Civil. Foto EDH / Carlos Segovia

SAN MIGUEL. Las familias que fueron evacuadas del volcán Chaparrastique y que se acogieron al programa de ayuda del Gobierno para alquilar vivienda en sitios fuera de las zonas de riesgo por deslizamientos, enfrentan un nuevo problema, son extorsionados por pandilleros.

Cabezas de familia de los evacuados aseguraron a EDH que muchos han decidido regresar a la zona porque son extorsionados en las colonias migueleñas en donde encontraron vivienda para alquilar.

"Ellos (mareros) saben que el Gobierno nos da dinero y ya están pasando por las casas pidiéndolo", dijo una de las víctimas bajo promesa de anonimato.

Algunos vecinos ya comenzaron a retornar a sus casas en el volcán porque prefieren soportar el peligro que implican los deslaves, que la delincuencia existente donde se refugiaron y en que deben vivir por seis meses.

"Muchos están diciendo que no importa que les quiten la ayuda del Gobierno, pero ellos regresaran a sus casas", explicó otro de los afectados.

Agregó que "de nada sirve que nos den el dinero para pagar la casa si tenemos que dárselo a esos hombres, no vamos a tener con que pagar".

Los vecinos aseguraron que, agregado a la situación que viven, se suma la falta de seguridad en las comunidades del volcán donde la mayoría dejó sus pertenencias de valor.

Otros de los evacuados reiteró que en sus comunidades hay poca vigilancia de parte de las autoridades y que debido a ello, los hombres de familia deben quedarse en los inmuebles, siempre y cuando no llueva.

Eso para evitar ser víctimas de hurto, dado que han visto en más de una oportunidad subir a la zona del volcán hombres con los rostros cubiertos.

"Algunos hombres duermen en las casas del volcán para cuidar las cosas y ya han visto pasar a hombres enmascarados por la zona y en más de una casa ya se metieron", sostuvo uno de los vecinos afectados.

En el lugar hay presencia de militares y policías; pero según los vecinos, son muy pocos para cubrir todas las comunidades que están solas.

Sobre el problema, el gobernador de San Miguel, Sergio Benavides, explicó que "no tenemos conocimiento sobre las extorsiones en contra de las familias que salieron de la zona de riesgo del volcán".

Agregó que en el caso de la seguridad de las viviendas del volcán que están solas, desde el pasado 15 de mayo mantienen presencia policial y militar que patrullan la zona para evitar saqueos.

Hay cuatro Grupos de Tarea Conjunta compuesto por seis elementos ca da uno; es decir, que hay 24 elementos dando seguridad a más de 200 viviendas que están solas.

Benavides agregó que para el próximo mes realizarán una verificación completa para garantizar que la gente que tiene el beneficio de los 150 dólares estén fueras de las comunidades en riesgo, de lo contrario, ese beneficio podría ser suspendido, al igual que la dotación de canasta básica que entregarán en los próximos dos meses.

"Sabemos que hay por lo menos 15 familias que reciben la ayuda y aún están en las comunidades vulnerables", dijo Benavides.

Son 280 familias las que residen en zona de riesgo por deslizamientos a las que el Gobierno les ofreció apoyarles económicamente para el alquiler de vivienda. De ellas 259 aceptaron, ahora muchas de ellas son las que están con el temor a los pandilleros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación