Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Español que da la vuelta al mundo a pie finaliza su travesía por El Salvador

Ignacio Dean recorrió 330 kilómetros en tierra cuscatleca y continúa su aventura por Guatemala, país que se convierte en el número 29 de su reto por el planeta

Imagen del 3 de mayo, fecha en que Ignacio Dean llegó a San Salvador.

Imagen del 3 de mayo, fecha en que Ignacio Dean llegó a San Salvador.

Imagen del 3 de mayo, fecha en que Ignacio Dean llegó a San Salvador.

Ignacio Dean, el español que realiza la vuelta al mundo a pie finalizó el 25 de mayo su recorrido por El Salvador, país que se convirtió en el número 28 de su travesía por el planeta.

Tras desplazarse por 330 kilómetros en tierra cuscatleca el caminante continúa con su reto en Guatemala.

Dean, un publicista de carrera, decidió dejar España un 22 de marzo de 2013 y emprender un viaje llevando un mensaje en favor de la naturaleza y el deporte.

Hoy, el aventurero tiene más de dos años caminando y explorando países en los que el idioma y cultura no fueron obstáculos para comunicarse y aprender a sobrevivir en ellos.

Entre las naciones que ha cruzado este caminante están Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Turquía, Bulgaria, India, Thailandia, Nepal, Bangladesh, Australia, Indonesia, Singapur, Chile, Panamá, Perú, Bolivia, Irán, Armenia, Georgia, entre otros.

Dean llegó a El Salvador el pasado 21 de abril, a través de la frontera El Amatillo, llegando desde Honduras.

Cuando ingresó al país tenía una mordida de un can hondureño y sufría de problemas gripales.

Por ello su estadía en el territorio salvadoreño se extendió por un mes, para poder aplicarse la vacuna antirrábica.

El español, un hombre sencillo y afable, explicó que durante sus dos años de viaje a enfrentado desde dormir en selvas, caminar desiertos, hasta ser atracado por delincuentes.

"Durante mi viaje he visto de todo, he tenido un rinoceronte a menos de 20 metros, he estado rodeado de lobos aullando, he dormido en sitios con pumas, leopardos, con osos en los bosques de Eslovenia, en fin de todo", relató Dean.

Además, explicó que lo más difícil del viaje es tener una estabilidad ante tanto cambio, pues cada país es un pequeño mundo donde la cultura, idioma, costumbres son completamente distintas.

El cansancio físico por las caminatas, la incertidumbre de no saber donde amanecerá al siguiente día o si tendrá un techo donde pasar la noche es desgastante, comentó.

El publicista de tez blanca ojos marrones y cabello castaño viaja solo acompañado por un carrito de bebé, donde guarda sus provisiones para subsistir durante el viaje, pues muchos días los ha pasado sin tener contacto con seres humanos cruzando áridos desiertos o peligrosos bosques.

"En mi carrito llevó algo de comida, agua, ropa, sólo lo básico dependiendo de la cantidad de días que deba pasar por lugares donde no pueda conseguir provisiones, he viajado hasta con 80 kilos de peso para aguantar distancias de hasta 400 kilómetros", señaló.

Dean pasó un poco más de un año sin hablar español, cuando cruzaba naciones como India, Thailandia, Bangladesh, Irán, Nepal, y donde su comunicación fue a través de señas para pedir ayuda a las familias donde pasaba para que le dieran de comer o le permitieran dormir.

Por ahora este trotamundos se encuentra en Guatemala, su idea es terminar el viaje en 5 años, cree que podría culminar en Canadá en menor tiempo, para luego volver a su nación junto a su familia y escribir un libro sobre el viaje.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación