Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escuela de fútbol de La Unión se quedó sin entrenadores

Son unos 80 niños los que asisten a las prácticas

A pesar de la dificultad con los entrenadores, los niños siguen asistiendo.

A pesar de la dificultad con los entrenadores, los niños siguen asistiendo. | Foto por Insy Mendoza

A pesar de la dificultad con los entrenadores, los niños siguen asistiendo.

LA UNIÓN. Desde diciembre del año pasado, la municipalidad de La Unión dejó de pagar el salario de los dos técnicos de la escuelita de fútbol municipal, debido a que el contrato caducó y no fue renovando por las autoridades. 

Son al rededor de 80 niños de diferentes comunidades del casco urbano y zonas aledañas que asisten a entrenar en las canchas del estadio municipal Marcelino Imbers.

Los padres de familia han formado una directiva para recaudar fondos entre ellos y darle alguna cuota a los técnicos y están buscando patrocinadores para comprar los implementos deportivos ante la falta de apoyo económico de la municipalidad.

La creación de escuelas de fútbol fue la principal apuesta que tenía en proyectos preventivos la administración del alcalde Ezequiel Milla, en su primer periodo en la comuna, a pesar de ello su administración no quiso renovar el contrato de los entrenadores de fútbol.

Recientemente los padres y el alcalde se reunieron para abordar el tema, pero no llegaron a ningún acuerdo para favorecer la continuidad de la escuela deportiva. 

Alirio Amaya,  líder de los padres de los niños beneficiados, manifestó que el único compromiso del alcalde en la reciente reunión fue que hasta en el presupuesto del próximo año será incluido el pago de los técnicos. 

El alcalde Ezequiel Milla dijo que los padres de familia no pueden decir que no están recibiendo apoyo, porque están haciendo uso de las canchas que construyó la comuna.

“El contrato ya terminó con ellos, además el otro año vamos a retomar el tema con la idea de contratar a profesionales”, señaló el edil.

Rubén Benítez, entrenador de la escuela municipal, dijo que la alcaldía les pagaba 250 dólares a tres técnicos, pero después quedaron solo dos, trabajando con casi cien niños.

“En este año el alcalde nos pagó un mes de su dinero antes de las elecciones y nos dijo que si él seguía en la alcaldía nos volvería a contratar, pero hasta el momento dicen que no hay dinero”, relató el técnico.

Para evitar que los niños dejen de asistir a los entrenos, los dos técnicos siguen trabajando con los pocos recursos que consiguen junto a los padres de familia.

La mayoría de los menores que asisten a la escuela deportiva proviene de las comunidades considerada de alto riesgo por la situación delincuencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación