Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escuela celebra 131 años al servicio de la niñez ahuachapaneca

El centro escolar, que tradicionalmente fue exclusivo de niñas pero ahora también educa a varones, tiene más de un siglo de funcionar

El centro escolar Primero de Julio de 1823 es una escuela a tiempo pleno. Además, también es considerada inclusiva.

El centro escolar Primero de Julio de 1823 es una escuela a tiempo pleno. Además, también es considerada inclusiva.

El centro escolar Primero de Julio de 1823 es una escuela a tiempo pleno. Además, también es considerada inclusiva.

AHUACHAPÁN. Desde hace 131 años, el centro escolar Primero de Julio 1823 ha educado a miles de jóvenes.

Recientemente, estuvieron de manteles largos y docentes y alumnos celebraron.

Estos últimos prepararon durante varias semanas los diferentes números artísticos que presentaron durante el evento.

Además, los jóvenes demostraron su talento a través de presentación de danza folclórica; así como también participaron en diversas justas deportivas.

Aunque fue fundado inicialmente para recibir exclusivamente a niñas, a partir del año 2011, en el sitio también se matriculan varones.

La escuela es una de las más activas del municipio, pues sus estudiantes participan en las diferentes actividades recreativas, deportivas y culturales.

En total, son 30 profesores los que se dedican a instruir a los niños en el mundo del saber y en otras actividades de sano esparcimiento, tales como manualidades y música, entre otros.

Actualmente, el edificio posee dos niveles; y a través de los años ha evolucionado.

La historia

Al inicio, cuando se fundó en 1883 con el nombre de Escuela Superior de Niñas, las pequeñas recibían clases en una casa con paredes de adobe.

La dos primeras directoras fueron Amparo de Avilés y Ana Luisa Martínez de Gómez, quienes gestionaron para que el centro educativo tuviera un local adecuado para recibir las clases.

El nombre de Escuela Superior de Niñas lo conservó hasta principios de los años 80.

Para entonces, un temporal azotó la ciudad causando daños en las paredes, que eran de adobe y que habían sido construidas a fines del siglo XIX.

Se trasladaron al centro escolar Isidro Menéndez mientras se construían las nuevas instalaciones, las cuales actualmente están ubicadas en la 5a. Calle Oriente y 3a. Avenida Sur de la cabecera departamental.

Fue en 1998 cuando cambió su nombre a Centro Escolar Primero de Julio de 1823, para recordar la fecha en que fue abolida la esclavitud en Centroamérica.

Escuela inclusiva

Este centro escolar comenzó a matricular a niños con discapacidades en el año 2000.

De hecho, actualmente tiene 74 menores matriculados con diferentes discapacidades dentro del proyecto de Educación Inclusiva del nuevo Plan Social Educativo Vamos a la Escuela .

Entre los niños hay sordos, en sillas de ruedas, con síndrome Down y con diferentes deficiencias mentales, entre otras.

"Me siento muy feliz y contenta de haber contribuido al engrandecimiento de la escuela Primero de Julio de 1823, ya que por sus aulas pasaron cientos de jovencitas que ahora son personas muy ejemplares para la sociedad misma", manifestó Ana Luisa de Gómez, docente.

Por su parte, padres de familia también expresaron su satisfacción por la educación integral que ahí reciben los menores.

"Estoy muy contenta con la educación que aquí reciben los niños, pues no sólo les enseñan Matemáticas y Literatura, sino que también los involucran en diferentes actividades de sano esparcimiento", manifestó una madre de familia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación