Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entregan 300 sillas de rueda a personas de escasos recursos

b Donación la hicieron Funter y Fusal, en oriente

La entrega fue a personas de diferentes edades, en oriente. foto edh / Lucinda Quintanilla

La entrega fue a personas de diferentes edades, en oriente. foto edh / Lucinda Quintanilla

La entrega fue a personas de diferentes edades, en oriente. foto edh / Lucinda Quintanilla

Julia Chévez, de 18 años, una jovencita con capacidades especiales, llegó desde el municipio de Estanzuelas, Usulután, junto a sus padres, a recibir una silla de ruedas en un hospital privado en San Miguel.

La joven es parte de las 300 personas de la zona oriental que fueron beneficiadas con la entrega de sillas de ruedas que realizó Funter, junto a la Fundación Salvadoreña para la Salud y el Desarrollo Humano (Fusal).

Miguel Chévez, padre de Julia, indicó que "nos enteramos por un amigo, aplicamos y nos dijeron que salimos beneficiados, nos ayudará mucho para moverla, porque ella sola no puede".

Mónica de Samayoa, directora de Teletón, mencionó que "hemos traído siete terapistas para que hagan las evaluaciones de cada paciente, dependiendo del padecimiento se le entrega una silla adecuada a sus necesidades", aseguró.

Explicó que cada silla está valorada en 150 dólares y la donación completa es de 45 mil dólares.

La institución promovió la actividad en diferentes ciudades a través de alcaldes y líderes, para que la gente que lo necesitara pudiera inscribirse.

Indicaron que llevan tres semanas en la programación de la actividad y forma parte de un programa que ejecutan a nivel nacional denominado "Movámonos sin límites".

Al final, el programa serán mil sillas las que entregarán a nivel nacional, pues para los próximos días han programado la donación en la zona central y occidental del país.

María Arguera, una anciana de 96 años, que desde hace dos meses perdió la movilidad tras una caída, también se vio beneficiada con la entrega de sillas.

"Con la silla ya podré moverme sola, porque desde que me caí no me levanto", dijo la anciana.

Gladis de Ramos, hija de Arguera, mencionó que "estamos muy agradecidos por la ayuda que nos están dando, porque no tenemos dinero para comprar una silla como esta".

Los beneficiados que llegaron de diferentes municipios de la zona oriental son personas de escasos recursos que no podían comprar una silla como las que les fueron entregadas.

"Desde hace años la niña no puede moverse y nos toca cargarla para poder movilizarla, por la escasez de dinero no podíamos comprarla, pero ahora ya tenemos una gracias a esta donación", dijo Chévez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación