Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empresa privada ayuda a cambiar techo de escuela

El Diario de Hoy expuso el problema hace menos de un año y hoy los estudiantes ya no temen a las lluvias

Con el nuevo techo, las condiciones han mejorado considerablemente. Foto EDH / Iris Lima

Con el nuevo techo, las condiciones han mejorado considerablemente. Foto EDH / Iris Lima

Con el nuevo techo, las condiciones han mejorado considerablemente. Foto EDH / Iris Lima

SANTA ANA. Los 575 estudiantes de parvularia a noveno grado del centro escolar Florinda B. González, que recibían sus clases hace un año en medio de charcos por el daño de los techos, hoy pueden estudiar sin la preocupación de que las aulas se inunden.

Ello, gracias a que la Distribuidora Equis, División de Marina Industrial, S.A. de C.V., realizó una donación para reparar los techos de las 22 aulas que hay en la institución educativa.

El subdirector de la escuela, Pedro Ángel Mirón Martínez, explicó que mientras la empresa donó el dinero para la compra de los materiales, la comunidad educativa, padres de familia y estudiantes pusieron la mano de obra.

Esto último fue posible gracias a que en una asamblea previa con los padres de familia se hizo un inventario del recurso humano con el que contaba la institución y los papás de los niños siempre mostraron disponibilidad a colaborar con la institución.

"Le damos las gracias a la empresa privada por esta gran ayuda que le dieron a la comunidad Florinda B. González", dijo Mirón Martínez.

Mirón Martínez también agradeció a la comunidad educativa por la colaboración incondicional que ha mostrado siempre.

La problemática del centro escolar, ubicado en la urbanización Villas de Montecarlo, en el cantón Primavera, de Santa Ana, fue expuesta por El Diario de Hoy, el 19 de junio del año pasado.

A raíz de ello, la empresa privada ofreció su ayuda y es así como un año después, la situación de infraestructura mejoró.

Esta escuela tiene 18 años de funcionar al oriente de la cabecera departamental y desde su fundación, nunca se le había hecho cambio de techo.

Los padres de familia y docentes recuerdan que el problema se había agravado desde hacía una década.

Y aunque diferentes autoridades de la institución habían realizado varias gestiones con el fin de obtener ayuda, debido a que el Mined no les apoyaba, no fue sino hasta el año pasado que sus súplicas tuvieron eco.

Los padres de familia y estudiantes agradecieron la ayuda recibida, pues recordaron que debido a la situación que vivían, cada vez que llegaba el invierno optaban por no enviar a sus hijos a estudiar, porque la escuela carecía de espacios seguros.

María Hernández, madre de un niño de quinto grado, aseguró que cada vez que llovía entraba el temor de que los pedazos de techo lastimaran a los alumnos, "porque estaban demasiado porosos".

Otra madre de familia recordó que cuando el cielo se ponía gris, ella salía corriendo de su vivienda hacia la escuela para recoger a su niña de seis años.

Sin embargo, hoy la situación es diferente. Las primeras lluvias de la temporada no ha mermado la asistencia en el centro escolar. Al contrario, es común ver las aulas llenas.

Más trabajos

Algunos padres consultados consideraron que la ayuda que brindó la entidad que donó el techo habría sido el detonante para que el Ministerio de Educación (Mined) destinara este año 30 mil dólares para que se realizaran otras mejoras a la institución, ya que durante años se habían hecho gestiones ante la entidad estatal y nunca vieron respuesta positiva.

Actualmente, una empresa contratada por Educación tiene poco más de 20 días de haber iniciado algunas mejoras a la escuela.

Pretenden que un lapso de dos meses, el sitio tendrá un mejor aspecto y podrán mejorar la calidad de los servicios que ofrecen.

Por ejemplo, entre los trabajos que ya fueron realizados está la reparación y pintura de las puertas de las aulas.

Algunos barandales ya fueron reparados, así como la adecuación de un espacio para que funcione como bodega.

Otras obras a realizar son la acomodación de un aula para poder abrir otro centro de cómputo, así como la reparación de la fachada de la institución educativa y un pequeño auditorio.

En este último se podrán realizar diversas actividades culturales y educativas, reconoció el subdirector. Este se encuentra en la etapa de colocación de piso de cemento y, posteriormente, se realizará el techado del espacio abierto.

Todas las mejoras que ya ha recibido a la fecha el centro escolar le permitieron este año poder implementar el programa Edúcame, donde actualmente hay 20 estudiantes inscritos en primer año de bachillerato general. Este funciona los días domingos, para todas aquellas personas que culminaron su noveno grado, pero que por diferentes razones no pudieron seguir sus estudios.

"Esperamos que el próximo año podamos incrementar (en el programa Edúcame) el tercer ciclo y el bachillerato completo", manifestó Mirón Martínez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación