Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empleados de Salud se quejan por falta de equipo para laborar

La falta de equipo se registra en la Unidad de Control de Vectores de La Unión

Empleados de Salud se quejan por falta de equipo para laborar
Empleados de Salud se quejan por falta de equipo para laborar

LA UNIÓN. Desde hace un poco más de 365 días, los trabajadores de la Unidad de Control de Vectores del Ministerio de Salud (MINSAL) carecen del equipo necesario para realizar sus labores de prevención de enfermedades transmitidas por animales u organismos vivos como perros, gatos, murciélagos, zancudos y más, a quienes en términos de Salud se les conoce como vectores. 

Roberto García, educador del programa de Vectores del Ministerio de Salud, indicó que “estamos trabajando sin guantes, mascarillas de la indicada  y botas para hacer los trabajos de campo que hacemos, tenemos todo el año sin tener esos recursos”, agregó García.

   
Lo que más preocupa a los empleados es que son los encargados de prevenir, vigilar y controlar los brotes de enfermedades infecciosas como el dengue, rabia, leptospirosis, entre otras.

Pese a la importancia de sus labores y a que la prevención y erradicación de los focos contaminantes requiere de químicos potentes, los empleados de la unidad no reciben, desde hace más de un año, gabachas, guantes o mascarillas de protección para hacer su trabajo, según lo denunciaron.

Aseguran que están trabajando sin  protección y dicen que la situación es del conocimiento de las autoridades, pues se han reunido con  Alberto García, jefe del Sistema Básico de Salud Integral (SIBASI), para exponer sus necesidades.

Son en promedio 25 empleados que cumplen su labor, bajo el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias por los químicos usados para el control de los vectores, así como problemas en la piel. 

Sostienen que actualmente están utilizando un insecticida que es muy irritante para la piel y que ya ha comenzado a afectarles.

García detalló que  tienen tres meses de estar usando el insecticida Fendona, que es altamente irritante y pese a ello, lo manipulan sin guantes al momento de mezclarlo con agua para colocárselo a las bombas fumigadoras.

Eso, para luego cumplir con las fumigaciones en las diferentes comunidades y con ello eliminar al zancudo transmisor del dengue.

Al consultar sobre las quejas de los empleados al doctor Alberto García, gerente del  SIBASI, su respuesta fue muy escueta.

“No le voy a dar opinión porque eso es un problema de abastecimiento de nivel central, y realmente la problemática no es en sí esa, para eso hay una voz oficial en el Ministerio, por eso me abstengo”, aseguró.

Sin agua

José Santos Anibal, otro empleado, dijo que hay otras necesidades que están reclamando los empleados desde hace tres meses. 
Menciono como una de las principales, la falta de  compra de agua embotellada para los empleados. 

“En todo el departamento no tenemos agua en las oficinas para beber, tenemos que andarla comprando, cargándola y otros que hacer uso del agua de grifo”, aseguró.

En la Unidad de Salud del cantón Llano de Los Patos, de  Conchagua, los empleados compran los garrafones de agua y para eso tienen que aportar una cuota por persona.

Ana María de Acosta, enfermera del Llano de Los Patos, manifestó que estar comprando el agua les afecta a su bolsillo y que “la mayoría tenemos que pagar pasaje porque viajamos todos los días, estar gastando más de lo presupuestado en comprar el agua, eso no es justo para nosotros los empleados”.

Esperan que las autoridades recapaciten  les den lo necesario para laborar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación