Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ediles de El Salvador y Honduras buscan rescate del río Goascorán

Se reunieron para tratar temas de contaminación del afluente

Los ediles de la zona limítrofe entre El Salvador y Honduras se reunieron ayer en frontera El Amatillo. Foto EDH /insy mendoza

Los ediles de la zona limítrofe entre El Salvador y Honduras se reunieron ayer en frontera El Amatillo. Foto EDH /insy mendoza

Los ediles de la zona limítrofe entre El Salvador y Honduras se reunieron ayer en frontera El Amatillo. Foto EDH /insy mendoza

LA UNIÓN. Alcaldes de los municipios fronterizos de Honduras y El Salvador, se reunieron por segunda ocasión ayer, con la idea de tratar temas relacionados con el río Goascorán y problemas en el golfo de Fonseca.

Por Honduras asistieron los ediles de Alianza, Valle, Goascorán, Langue, mientras que por El Salvador estuvieron los alcaldes de El Sauce, Concepción de Oriente y Pasaquina.

Entre los temas abordados estuvieron la extracción de material pétreo del afluente, la tala de mangle, la deforestación y la tensión en torno al limite de ambas naciones en el golfo de Fonseca.

El edil de Pasaquina, Nelson Urías, manifestó que su mayor preocupación es que pobladores de las comunidades hondureñas aledañas a El Salvador llegan a extraer material pétreo del río en el lado salvadoreño.

"Llegan con grandes camiones, acaparan todo el ripio para venderlo en el invierno, nosotros como alcaldía no les permitimos ni le damos permiso a nuestra gente de hacerlo", dijo.

Agregó que del lado salvadoreño no se permite la extracción de material del río, pero que al lado de Honduras no hay nadie que norme o regule esa practica.

Sobre el tema, Óscar Yanez, de la alcaldía de Langue en Honduras, dijo que en su país está normada la extracción, pero el problemas es que nadie regula esas acciones.

Los ediles hondureños aceptan que del río sacan piedra para proyectos municipales.

Gilberto Ríos, edil de El Sauce en La Unión, aseguró que "uno de los graves problemas que hay en la cuenca es la tala indiscriminada de árboles".

Dijo que esa situación se realiza a ambos lados del afluente y con ello, a futuro, se prevé que el río vaya quedándose seco.

EDH publicó semanas atrás la preocupación de los ediles y de los pobladores por la contaminación del afluente, la tala de árboles y la pesca con veneno.

Ese tema fue abordado nuevamente ayer y llegaron a la conclusión que para dar solución a los problemas en el afluente, convocarán a una nueva reunión.

A ella se convocará a autoridades de Seguridad, Medio Ambiente y Salud de ambos países, para que el esfuerzo sea conjunto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación