Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Edifican clínica en zona dominada por pandilla 18

Son seis comunidades a las que la Unidad de Salud presta sus servicios médicos

Los trabajos de edificación de la unidad médica San Carlos se estima se finalicen en junio

Los trabajos de edificación de la unidad médica San Carlos se estima se finalicen en junio

Los trabajos de edificación de la unidad médica San Carlos se estima se finalicen en junio

LA UNIÓN. La construcción de la nueve sede de la unidad de Salud San Carlos Borromeo, debería ser alegría y causar satisfacción a los habitantes de las comunidades Pueblo Viejo, Chiquirín, Playitas, así como los barrios Concepción y La Flores en cabecera de La Unión. Pero lejos de eso, es motivo de preocupación.

La razón es que la colonia La Rubio, sitio donde es edificada la clínica, tiene problemas de pandillas, al punto que ningún extraño a la referida zona, puede ingresar sin autorización de los miembros de una de las clicas de la "18".

El área de atención de la unidad de Salud abarca a seis comunidades y son un promedio de seis mil 500 habitantes los que se benefician de los servicios médicos que se prestan, según los registros de la unidad médica.

La nueva sede de Salud comenzará a funcionar en la referida colonia en aproximadamente dos meses. Actualmente se ubica atrás del hospital nacional.

La preocupación de los habitantes, según sus palabras, es que en La Rubio no hay servicio de bus urbano, a lo que se suma que son escasos los taxistas que ingresan.

Agregan que los choferes de carros de alquiler que logran llegar, es porque son conocidos de los mareros o tienen su permiso para hacerlo.

María R., ciudadana unionense, aseguró que "vivo en el centro de La Unión y siempre he venido a esta clínica a pasar consulta, pero me sorprende que la nueva la estén haciendo en la Rubio, donde la persona desconocida, si ingresa, sale sin sus prendas o hay riesgo de que lo maten".

Delmi Sánchez es otra paciente y dice que solo el hecho de pensar en ir a la colonia La Rubio le da temor.

"Ahí los únicos taxis que ingresan son los que tiene el aval de los pandilleros, le aseguro que la mayoría de población que viene a pasar consulta aquí ya no irá cuando funcione la nueva clínica, por el mismo temor y dominio que tiene esa pandilla", dijo.

Sobre el tema, Julio Armando Martínez, gerente del Sistema Básico de Salud Integral (Sibasi) de La Unión, dijo que la edificación de la clínica se hizo en el lugar porque no encontraron otras alternativas, pues el terreno se obtuvo mediante donación de la comuna al Ministerio de Salud.

Agregó que el temor que han expresado los usuarios es normal, pero que "esa situación de las pandilla se da en todas las unidades, si usted me pregunta, en Usulután no se puede entrar tampoco y ahí están funcionando las tres que ahí están en los mismos problemas".

Fernando Repreza, jefe de la delegación policial de La Unión, aseguró que "lo que corresponde a la seguridad, nosotros la brindaremos igual que la damos en todo el departamento".

Agregó que "no hay ningún lugar donde la Policía no pueda entrar, no hay lugar donde no llegue con patrullajes; pero si ahí va a estar la unidad de salud ahí estaríamos nosotros", dijo el oficial.

En cuanto al grado de peligrosidad que representa La Rubio, Repreza dijo que "durante todo este tiempo atrás han habido una serie de incidentes entre la Rubio y Las Flores que se le ha dado igual atención".

Pese a las palabras de las autoridades, los pacientes aseguran que en la referida colonia no hay garantías. Sostienen que la misma Policía tiene miedo de ingresar para hacer los patrullajes.

Casos recientes

En marzo pasado, EDH publicó una serie de artículos sobre el dominio de pandilleros en el barrio Las Flores y colonia La Rubio, al punto que los ciudadanos se había auto impuesto una ley marcial a partir de las 6:00 de la tarde.

Precisamente en La Rubio, el accionar de los pandillero afectó incluso a la empresa privada. El transporte de personal de varias empresas dejó de ingresar a ciertas zonas de La Unión a dejar a los trabajadores por el temor a ser víctimas de pandilleros.

En su momento, el edil Ezequiel Milla dijo que "las extorsiones, los homicidios y las amenazas continúan. Las empresas le proporcionan el transporte a sus empleados y su preocupación es porque hay determinadas horas donde los buses no pueden ingresar a colonia La Rubio y el barrio Las Flores".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación