Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dos mil familias sufren por falta de agua potable

Tienen casi un mes de no tener el servicio. La bomba de la estación que los abastece se fundió

Cada vez que llegan los camiones cisterna, decenas de vecinos se aglomeran para obtener un poco de agua. Lamentan que la cantidad que les llevan, no alcanza. foto edh / iris lima

Cada vez que llegan los camiones cisterna, decenas de vecinos se aglomeran para obtener un poco de agua. Lamentan que la cantidad que les llevan, no alcanza. foto...

Cada vez que llegan los camiones cisterna, decenas de vecinos se aglomeran para obtener un poco de agua. Lamentan que la cantidad que les llevan, no alcanza. foto edh / iris lima

SANTA ANA. Más de dos mil familias que residen en el proyecto denominado Colonias Unidas, que incluye ocho colonias al suroriente de la ciudad, tienen 25 días de no recibir agua potable. Lo peor, coincidieron, es que en la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) les han dicho que el servicio no será restablecido pronto, sino hasta finales del primer trimestre de 2015.

La situación es alarmante; y por si eso fuera poco, los recibos siguen llegando puntuales y con cobros de hasta 14 dólares, como si hubieran recibido el servicio, a pesar de que por el grifo sólo sale aire.

Los afectados que residen en las colonias Santa Marina, San José, Santa Claudia, San Jorge, Loma Linda, La Unión, El Milagro y la lotificación Las Victorias, explicaron que a pesar de que la autónoma envía dos pipas al día, estas no son suficiente para los miles de personas que ahí residen.

Las colas para abastecerse de las pipas son invadidas por adultos y niños, quienes en momentos hasta pelean por agarrar aunque sea una cantarada de agua.

La poca agua que logran acarrear hasta sus viviendas debe limitarse a las necesidades más urgentes, como la limpieza de los servicios sanitarios y el baño personal.

Sin embargo, para lavar la ropa, muchos optan por viajar a viviendas de sus parientes en diferentes puntos de la ciudad. Por ejemplo, Beatriz Idalai de Vides es madre de tres hijos.

Dice que para economizar la barrilada de agua que logra adquirir a través de las pipas, viaja a donde su hermana en el centro de Santa Ana. Pero reconoce que eso implica un gran desgaste físico, pues tienen que ir con los sacos de ropa en la espalda.

Algunos de los afectados ya fueron a las oficinas de la autónoma ubicadas contiguo a la Universidad Católica de El Salvador (Unicaes), sobre la calle antigua que conduce a San Salvador.

Una de ellas es Marisol Centeno, habitante de la colonia La Unión.

"Fui a Anda a hablar con el ingeniero Guzmán. Me dijo que agua no va a haber ni enero, ni febrero, ni marzo porque la bomba se fundió y no hay dinero para arreglarla", explicó Centeno, quien tiene 30 años de vivir en la zona.

Centeno agregó que la opción que le brindaron es que haga un traslado de conexión del servicio de agua potable, para que ya no la abastezcan desde el pozo ubicado en la zona, sino desde la bomba que está contiguo a la Unicaes.

Pero esa posibilidad es imposible para ella, pues además de los $13.59 que debe pagar por la inspección que tiene que hacer Anda para ver la factibilidad del proyecto, ella debería de desembolsar $1,500, aproximadamente, por el trabajo de la nueva conexión.

Esa inversión sólo resolvería el problema de una familia. El resto debería de hacer lo mismo si ya no quieren padecer el problema que se ha agudizado durante los últimos ocho años.

María Consuelo Ayala es otra afectada. Con más de 60 años asegura que ya no es capaz de ir a traer agua hasta la pipa. Su hija, que vive en la misma colonia, es quien le ayuda con lo poco que puede.

No obstante, también paga $0.25 a uno de los niños de la zona para que vaya al "chorro público" y le consiga una cantarada de agua.

El grifo, ubicado fue instalado cuando fundaron la colonia La Unión.

Sin embargo, para poder hacer uso del agua que llega hasta ahí, los habitantes deben de cancelar $1 a los directivos de la Asociación de Desarrollo Comunal (Adesco).

Otro problema que padecen en el sector es el cobro de agua potable. Mientras en un mes pagan $15, al siguiente tienen que pagar hasta $50.

María Hércules Castro ha vivido en carne propia ese calvario este año. Explica que en tres ocasiones ha tenido que pagar recibos de $50, $70 y hasta $80.

"Fui a la Defensoría del Consumidor, pero no me resolvieron nada", lamentó la mujer, quien al final ha tenido hasta que prestar dinero para poder pagar los recibos para no quedarse sin agua.

Este rotativo solicitó información a Anda sobre el problema en Santa Ana, la tarde del lunes. A través de la unidad de comunicaciones confirmaron ese mismo día el daño en el equipo de bombeo en la estación "Colonias Unidas".

No obstante, aseguraron que "Anda realizó una adquisición de un equipo nuevo esta semana, este insumo actualmente está siendo instalado, para posteriormente entrar en funcionamiento el día jueves", consignaba el correo electrónico.

Agregaba: "Este día inclusive (personal de Anda) se presentó a la zona para explicarles el proceso actual de montaje del equipo".

Asimismo, voceros de la autónoma negaron que Anda haya sugerido un traslado de conexión, pese a que una de las habitantes tenía consigo el documento que le habían entregado para que solicitara el servicio.

Pero este rotativo visitó el lunes la estación "Colonias Unidas" y constató que hasta el mediodía del lunes no habían llegado a reparar la bomba.

Tampoco hasta la noche del lunes habían hablado con los miembros de la Adesco.

Muchos de los vecinos expresan su desesperación e impotencia por la situación que padecen y demandan una pronta atención.

"Si cobran que den buen servicio", dijo un poblador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación