Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Don Carlitos, la voz oficial de Cruz Roja Salvadoreña

Su participación con los medios de comunicación, lo convirtió en una figura pública y en una fuente de información fidedigna.

Las amistades de don Carlitos se sumaron al festejo de sus 40 años de servicio en Cruz Roja Salvadoreña. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Las amistades de don Carlitos se sumaron al festejo de sus 40 años de servicio en Cruz Roja Salvadoreña. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Las amistades de don Carlitos se sumaron al festejo de sus 40 años de servicio en Cruz Roja Salvadoreña. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Ayer, fue un día de abrazos, reconocimientos y felicitaciones para la voz oficial de Cruz Roja, don Carlos López Mendoza, conocido como "Don Carlitos" en la prensa nacional.

Su amplia participación durante el conflicto armado, los desastres naturales, los períodos electorales y las emergencias que a diario se registran y donde siempre ha estado presente, lo hicieron merecedor de un distinguido reconocimiento por parte de esta entidad humanitaria.

Don Carlitos, ahora de 75 años, ya suma cuatro décadas de servicio, y su perseverancia en esta labor, donde no hay horarios ni vacaciones, es debido a su amor por el prójimo.

Esa entrega es su máximo galardón y para agradecerle, sus compañeros y jefes le prepararon un sencillo agasajo, junto a periodistas, fotógrafos y camarógrafos.

En el evento también estuvo presente don Benjamín Rodas, presidente de Cruz Roja Salvadoreña.

La emotividad no pudo contenerse en el rostro de don Carlitos, quien agradeció el gesto de amor que tuvieron hacia él.

Sus años de voluntariado

Movido por su espíritu de servicio y también por curiosidad, don Carlos López Mendoza, decidió ser parte de Cruz Roja, después de leer un anuncio donde invitaban a la población a ser parte del voluntariado.

Sin los mínimos conocimientos de primeros auxilios, don Carlitos se embarcó en una aventura de la cual terminó enamorándose, aunque de la teoría a la práctica hay un gran trecho, pero su amor al prójimo es lo que lo ha hecho crecer y ser quien es, después de 40 años de servicio.

En su amplio anecdotario, hay historias para rato. Una de ellas marcó su vida de voluntario y fue la atención de un parto allá por los años 70.

Para él, cada experiencia es motivo de satisfacción y siempre es una enseñanza.

Su paso por este cuerpo de socorro lo ha llevado a especializarse en montañismo, primeros auxilios, supervivencia, entre otros.

Y por esa labor humanitaria recibió el premio como "Embajador de los Voluntarios de El Salvador ante las Naciones Unidas", "Medalla a la Protección Civil", "Guardavida Honorario en 2001" y otros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación