Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Docentes festejan a los niños sordos de la escuela Zeledón

Con sencillez, pero mucho cariño, pusieron manos a la obra para conmemorar el Día Internacional de la Persona Sorda

Cuando los maestros llamaron para entregar el refrigerio, todos los alumnos hicieron fila rápidamente. Fotos EDH/ Susana Joma

Cuando los maestros llamaron para entregar el refrigerio, todos los alumnos hicieron fila rápidamente. Fotos EDH/ Susana Joma

Cuando los maestros llamaron para entregar el refrigerio, todos los alumnos hicieron fila rápidamente. Fotos EDH/ Susana Joma

A pesar de muchas limitaciones de recursos, los profesores del centro escolar Griselda Zeledón, de la capital, se esmeraron ayer para agasajar a sus estudiantes en el marco del Día Internacional de la Persona Sorda, que se conmemora el último domingo de septiembre. Este año es 28.

Por una mañana los educadores dejaron sus preocupaciones de lado y cambiaron el plumón y la pizarra para preparar tortas mexicanas para 145 alumnos, desde parvularia hasta bachillerato.

Como parte de la conmemoración, los escolares disfrutaron de un día sin uniforme y participaron en actividades que el profesor de educación física desarrolló en una de las canchas del vecino centro escolar República de Panamá.

Cercanas las 10:00 de la mañana, los alumnos tomaron su refrigerio y, para su suerte, también tuvieron la oportunidad de degustar pastel que fue donado.

Berta Pascual, una profesora sorda que labora de forma interina en la escuela, explicó que el principal problema que enfrenta este sector es el de comunicación, porque muy pocas personas dominan la Lengua de Señas Salvadoreña (Lessa).

"En algunas instituciones no encontramos la manera de comunicarnos. Consideramos que es necesario que en las oficinas conozcan la Lengua de señas, aunque sea lo básico.

En las universidades no encontramos intérpretes para las diferentes materias. En el tema justicia tenemos algunos problemas y necesitamos profesionales en la interpretación", aseguró .

Pascual, quien tiene 29 años de edad y es miembro de la Asociación de Sordos de El Salvador, explicó que tienen dificultades para acceder a atención médica en el sistema de salud pública y Seguro Social porque falta de enfermeras y médicos que sepan el Lessa.

La falta de acceso a empleo es otro de los obstáculos. Según dice, es más notable en lo público. Y explicó que lleva tiempo esperando que el Tribunal Calificador de la Carrera Docente le asigne la plaza para trabajar en esa escuela.

Pascal aprovechó para informar que el jueves 25 de septiembre a las 8:00 a.m. la Asociación realizará una marcha desde El Salvador del Mundo hasta la Asamblea Legislativa, para presentar propuestas de reforma a la Constitución que favorezcan a los sordos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación