Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Educa Hoy

Docente escribe libro dedicado a niños salvadoreños

Trompos, capiruchos y piñatas es el nombre del libro que muestra tradiciones salvadoreñas

Alejandra de Abrego muestra su libro a estudiantes

Trompos, capiruchos y piñatas es un aporte de Alejandra de Abrego a la literatura salvadoreña | Foto por Omar Martínez

De niños, los salvadoreños conocemos historias que nos cuentan nuestros mayores, jugamos trompo, capirucho, arranca cebolla y crecemos tomando chilate, atol y comiendo nuégados y pupusas.

La chilena de nacimiento y salvadoreña de corazón, Alejandra Labbé de Abrego publicó recientemente el libro Trompos, capiruchos y piñatas: mis recuerdos de El Salvador. “Este libro está dedicado a mis amados nietos Francisco José y Gabriela y a todos los niños de los inmigrantes salvadoreños alrededor del mundo”, reza parte de la dedicatoria.

El libro está escrito en los idiomas inglés y español ya que su objetivo es llevar las tradiciones salvadoreñas más allá de los países de habla hispana.

Gabriela y Francisco son dos pequeños que viajan por primera vez a El Salvador, el país de sus padres en donde de inmediato empieza su aventura, juegan, se van a la playa, a las fincas, conocen el añil y saborean diferentes platillos típicos. Su travesía fue sin duda de esas que enamoran, te invitan a volver y ¿por qué no? a escribir.

 “El libro destaca el valor de la familia, Gabriela y Francisco no conocían a su familia, pero cuando viajaron a El Salvador sus vidas cambiaron para siempre”, relató la escritora al respecto de sus nietos, su principal inspiración para escribir Trompos, Capiruchos y Piñatas.

Según De Abrego, es necesario que los niños conozcan la diversidad cultural de El Salvador. “Trompos, capiruchos y piñatas de inmediato da la idea de que es para niños, evoca diversión, infancia y juegos tradicionales propios de nuestra cultura”, dijo.

Además aseguró que en el país no se le ha facilitado al niño tener una literatura propia.

“No encontré un libro ilustrado, lleno de colores, paginas brillantes con historias divertidas, simpáticas y amenas. Después de la visita de mis nietos de España, conocieron sus raíces salvadoreñas y pensé en que eso tenía que quedar escrito. Así nació este libro”, detalló.

La autora destacó la importancia de inculcar el hábito de la lectura en los niños, “soy una defensora del gran valor que tiene la lectura, es muy importante que los niños continúen leyendo, que los padres se tomen el tiempo necesario para leer con sus hijos”, enfatizó De Abrego.

Otro de los factores que según la educadora influyen en el desinterés de los niños por los juegos tradicionales y las relaciones interpersonales es el mal uso de la tecnología.

“Aunque pienso que la tecnología es una herramienta que da enormes beneficios, también me preocupa que nuestros niños se están olvidando de los juegos, de las relaciones interpersonales y pasan conectados a un aparato electrónico”, finalizó.

Por su parte la docente de Estudios Sociales, Silvia de Martínez, expresó que Trompos, capiruchos y piñatas es un libro que sirve como refuerzo en las aulas.

“Es una herramienta muy útil para enseñar nuestras tradiciones de manera creativa y divertida a nuestros niños, quienes además se familiarizan con el idioma inglés”, dijo la docente.

Sobre la autora, la docente destacó que “conoce mucho de nuestro país, está inspirada y comprometida con que todas las personas dentro y fuera de El Salvador conozcan nuestra cultura”, finalizó De Martínez.

Entiendo la alegría que causa a un hermano lejano saber sobre su tierra y sus tradiciones, Alejandra de Abrego
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación