Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diversión y color en el Desfile del Comercio

El desfile inició a las 9:00 de la mañana en la Plaza Las Américas

Los capitalinos inundaron las calles para presenciar el desfile dedicado al comercio, en el que no podían faltar los chichimecos y los historiantes. Fotos EDH Marlon Hernández y Marvin recinos.

Los capitalinos inundaron las calles para presenciar el desfile dedicado al comercio, en el que no podían faltar los chichimecos y los historiantes. Fotos EDH Marlon Hernández y...

Los capitalinos inundaron las calles para presenciar el desfile dedicado al comercio, en el que no podían faltar los chichimecos y los historiantes. Fotos EDH Marlon Hernández y Marvin recinos.

Desde primeras horas de la mañana iniciaron los preparativos del tradicional Desfile del Comercio.

Carros anunciadores, chichimecos, payasos, cachiporristas y reinas de los diferentes mercados acudían apresurados a la cita.

Mientras unas reinas llegaban con sus peinados y maquillaje listo para subirse a las hermosas carrozas, otras aún con espejo en mano le daban los últimos retoques a sus labios y mejillas.

Algunos payasos pintaban sus caras a toda velocidad, mientras se tallaban divertidos sus trajes y pelucas.

A la actividad no podían faltar el "chapulín colorado salvadoreño", personificado por José Luis Durán, de 79 años. El curioso personaje lleva varios años acompañando el desfile.

Las gigantonas, los chapetones, los historiantes, los viejos de agosto y las reinas de los mercados municipales fueron parte de los personajes admirados por los niños.

Mientras la Alameda Roosevelt empezaba a llenarse de espectadores, los vendedores "hacían su agosto" con ventas de pupusas, panes con pollo, paletas, algodones de azúcar, "vuvuzuelas", flautas y hasta almanaques de Bristol.

La nota curiosa la representó una señora guatemalteca, quien con su vestimenta indígena y con su pequeño hijo atado a su espalda caminaba entre los espectadores vendiendo juguetes plásticos y algodones de azúcar.

Cuando el reloj marcó las nueve con ocho minutos de la mañana, Norman Quijano y el concejo abordaron el "Rumba Tour" y al sonido de cohetes de vara se anunció el inicio del tan esperado Desfile del Comercio.

Las graderías instaladas en diferentes tramos del recorrido resultaron insuficientes para la enorme cantidad de personas que presenciaron la marcha.

Sin embargo, esto no fue obstáculo para que grandes y chicos disfrutaran de las cachiporristas, las carrozas y las bandas de paz.

Una de las novedades de este año fue la presentación de la Orquesta Internacional Sonora Maya, la que al ritmo de cumbias hizo bailar a los felices asistentes.

Además en el desfile participaron algunas de las delegaciones de bailarines que forman parte del primer Festival Folclórico Latinoamericano.

Portando los trajes típicos de sus países, bailarines de Argentina, Ecuador y Colombia, entre otras naciones, dieron aún más colorido al evento.

Seguridad y diversión

Norman Quijano, alcalde de San Salvador, dijo que están haciendo un esfuerzo por llevar diversión y sano entretenimiento a las familias salvadoreñas para que gocen las festividades, además hizo una invitación a los turistas y a los capitalinos para que disfruten de todas las actividades que se desarrollan en el marco de las fiestas agostinas.

Aunque hubo amenazas de lluvia, la diversión no se interrumpió en ningún momento, y el diablo, la Siguanaba y el Cipitío continuaron haciendo de las suyas al asustar a chicos y grandes.

Una vez más los capitalinos disfrutaron del espíritu de las fiestas, y admiraron cada una de las carrozas que eran adornadas por las reinas de los mercados municipales.

Según Gilbert Cáceres, director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de San Salvador, al final del recorrido no se registraron hechos violentos, con excepción de algunos jóvenes que intentaron pelearse entre ellos.

La situación fue controlada de forma inmediata por agentes del CAM y de la PNC, que prestaron seguridad durante todo el desfile.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación