Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fe, devoción y política en la misa de la Reina de la Paz

b El acto solemne estuvo colmado de fieles, quienes agradecieron a la patrona los milagros realizados

La Conferencia Episcopal estuvo presente en la misa concelebrada en honor a la Reina de la Paz, patrona de El Salvador. foto edh / carlos segovia

La Conferencia Episcopal estuvo presente en la misa concelebrada en honor a la Reina de la Paz, patrona de El Salvador. foto edh / carlos segovia

La Conferencia Episcopal estuvo presente en la misa concelebrada en honor a la Reina de la Paz, patrona de El Salvador. foto edh / carlos segovia

SAN MIGUEL. Marina Merino esperó más de cinco horas para estar a los pies de la imagen de la Reina de la Paz, patrona de El Salvador. Lo hizo porque quería pedirle un milagro de sanación en el día dedicado a la Virgen, en las festividades en su honor.

La mujer, al igual que centenares de personas, se congregó en la catedral migueleña la mañana de ayer para estar presente en la misa solemne en honor a la patrona.

Cientos de católicos colmaron las instalaciones de la catedral basílica desde antes de las 8:00 de la mañana.

Unos para pedirle favores, otros para agradecérselos y otros sólo para venerar a la Reina de la Paz.

La liturgia, que estaba programada para las 10:00 de la mañana, inició 10 minutos después con el ingreso de los obispos de El Salvador y de los sacerdotes de todas las parroquias que componen la diócesis migueleña.

El encargado de dirigir la misa fue el obispo de la diócesis migueleña, Miguel Ángel Morán Aquino.

El sacerdote inició la actividad religiosa destacando las bondades de la Reina de la Paz e instando a que la patrona es el ejemplo a seguir.

"Los planes de Dios vencen nuestros prejuicios constantemente", dijo el religioso para terminar su idea asegurando que la Virgen es un modelo a seguir.

Retomó la historia de la patrona al asegurar que cuando la imagen fue entronizada a la ciudad de San Miguel, sus habitantes vivían entre pleitos y, ante la presencia de la imagen, las hostilidades cesaron y reinó la paz y la cordialidad.

Como la presencia de la imagen llevó una relativa calma a los migueleños la llamaron Reina de la Paz.

Este año, las fiestas patronales en honor a la Reina de la Paz se enriquecen por estar enmarcadas en el año jubilar por la celebración del centenario de la creación de la diócesis migueleña.

El año jubilar inició el 11 de febrero de este año y culminará el 29 de marzo de 2014, fecha en la que se conmemora la consagración episcopal del primer obispo migueleño, Juan Antonio Dueñas.

Los políticos

A la actividad asistieron políticos de diferentes partidos, entre ellos los candidatos a la Presidencia y vicepresidencia por ARENA, Norman Quijano y René Portillo Cuadra.

También el candidato a la vicepresidencia por el FMLN, Óscar Ortiz.

Además se había invitado al candidato a la Presidencia por Gana, Elías Antonio Saca, según lo confirmó el alcalde Wilfredo Salgado, pero no asistió.

Para los políticos, el obispo Morán tuvo palabras.

"No somos políticos ni analistas, pero desde la fe tenemos que imitar el amor de Dios", dijo Morán.

Agregó que los políticos deben hacer un debate crítico, que sus promesas deben cumplirse y "no ser populistas ni demagogos".

Morán dijo que la crisis política que existe en El Salvador es de carácter ético.

"El elector debe tener criterio y objetivo para elegir a alguno de los candidatos", aseguró.

También se refirió a las propuestas de los candidatos, de las que dijo que "las propuestas deben estar bajo la base de la humildad y la justicia. La persona humana debe ser el centro de la política".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación