Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Deudas paralizan obras municipales en Santa Rosa de Lima

Deben 390 mil dólares por retenciones de renta no pagadas

Los más afectados con la paralización de los proyectos son los ciudadanos de diferentes comunidades de Santa Rosa de Lima. fotos edh / Francisco torres

Los más afectados con la paralización de los proyectos son los ciudadanos de diferentes comunidades de Santa Rosa de Lima. fotos edh / Francisco torres

Los más afectados con la paralización de los proyectos son los ciudadanos de diferentes comunidades de Santa Rosa de Lima. fotos edh / Francisco torres

LA UNIÓN. Una nueva deuda encontrada en la municipalidad de Santa Rosa de Lima tiene en aprietos a la actual administración, al punto que los ha obligado a detener la ejecución de obras durante los próximos cuatro meses.

Se trata de una deuda de 398 mil dólares que la comuna ha ido acumulando desde hace varios años con el Ministerio de Hacienda porque nunca cancelaron las rentas retenidas a empleados y profesionales contratados por la municipalidad para consultorías y proyectos.

El edil Jorge Rosales explicó que a inicios de octubre el Ministerio de Hacienda trató de embargar las cuentas bancarias de la comuna, pero buscaron una solución negociada porque un embargo iba a paralizar por completo a la alcaldía.

Sin embargo, las cuotas que han comenzado a pagar a esta cartera estatal tienen en aprietos a la municipalidad, que ha comenzado a tener problemas para pagar la planilla de empleados.

A ello se suman 200 mil dólares que le adeudan al Instituto Salvadoreño de Seguro Social (ISSS) y otros cien mil dólares que le deben a las AFP por cuotas que se le retuvieron a empleados y que nunca fueron trasladadas.

Si se suman estos montos, más otras deudas a proveedores de administraciones anteriores, los intereses y los 7.2 millones de dólares en préstamos, la deuda de la municipalidad santarroseña rondaría los nueve millones de dólares, sostiene el alcalde Rosales.

Aunque en el caso de la obligación con el Ministerio de Hacienda, en donde lograron un acuerdo de pago por cuotas, la comuna tiene muchos compromisos que honrar y las finanzas están siendo manejadas con mucha delicadeza para evitar un descalabro financiero.

Panorama difícil

La comuna tenía varios proyectos en ejecución que tuvieron que ser paralizados mientras la comuna solventa al menos un porcentaje de la deuda, para darle muestras a Hacienda de querer resolver el problema.

Empero el jefe municipal señala que la atención al público y los trámites y documentos que extiende la comuna no han sido afectados por esta paralización parcial.

Y mientras la comuna hace maniobras, las exigencias de las comunidades para realizar obras siguen llegando, lo que complica más la situación.

Para hacer frente a esta problemática no les queda más que esperar los fondos Fodes y los ingresos propios para ir remesando al ministerio, lo que les deja sin dinero para continuar las obras en las comunidades.

Ante eso, el concejo decidió reducir las dietas de los concejales a la mitad.

Los regidores antes cobraban 1,800 dólares y han decidido cobrar solo 900 dólares al mes.

Sin embargo, el salario del edil, que es de seis mil dólares, no se redujo porque este le es asignado a una directiva de tortilleras para que compren maíz y que luego se reparten entre sí.

Los señalamientos

Rosales sostiene que buena parte de esas deudas fue originada en la administración pasada, dirigida por el exedil Anastacio Benítez, de quien asegura no supo administrar bien los fondos de la municipalidad y por eso dejó una abultada deuda.

Pero Benítez guarda distancia de la problemática actual y afirma que "no hay ninguna administración municipal en el país que quede solvente; siempre quedan deudas en las alcaldías", dijo.

Sostuvo que cuando un edil asume el poder también asume las deudas institucionales. "Lo que quedó ahí no son deudas de Anastacio Benítez, son de la municipalidad y es la administración actual la que debe pagarlas, no yo".

Benítez dice en su defensa que cuando él asumió el poder municipal, hace casi una década, recibió una deuda de tres millones de dólares y que durante su administración tuvieron que hacer esfuerzos para ir solventándolas, aunque eso implicó, en algunos casos, adquirir más deuda para ponerse al día con los bancos acreedores.

Para el exalcalde Benítez, que lo señalen por las grandes deudas de la alcaldía es una muestra de que la actual administración no sabe cómo afrontar la situación que tiene enfrente, por falta de experiencia.

Sin embargo, esto es descartado por Rosales, quien afirma que la dura situación los ha dejado sin opciones para poder recomponer la deuda.

"Buscamos un préstamo más flexible para consolidar todas las deudas y lo quisimos hacer por la vía de la titularización, pero no tenemos márgenes para adquirir un nuevo empréstito", dijo.

Señaló que en la búsqueda de titularizar les exigieron poner al día la contabilidad de la comuna, que tenía como cinco años de retraso.

Contrataron consultores externos que a medida avanzaban en el ordenamiento de las cuentas iban descubriendo nuevas deudas y nuevos problemas que al final les hicieron descartar la titularización como una opción viable.

Actualmente el único proyecto que desarrollan, por estar en su fase final, son las mejoras de la colonia Chacón, enmarcada en el proyecto municipal "Colonias Modelo".

Este es un proyecto que busca mejorar comunidades marginales del municipio con el concreteado de calles, perforación de pozos y creación de sistemas de agua potable, así como alumbrado público.

En la colonia Chacón invirtieron 318 mil dólares para beneficiar a 183 familias que habitan en la zona. También ampliaron un puente.

La comuna ya tenía listo el inicio de una colonia más bajo este proyecto, pero tendrá que esperar varios meses más, argumentó el edil Rosales.

Si logran descargar las deudas en los próximos meses, Rosales dijo que mejorarán las colonias La Perla, La Treminio y el barrio Las Delicias, aunque por hoy están enfocados en pagar deudas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación